Para el general (r) Jaime Ruiz Barrera la Fuerza Pública está en la obligación de combatir a la delincuencia, bajo el amparo de la Constitución.
‘Nota del NYT generó confusión en las tropas que tienen el deber constitucional de combatir la delincuencia’: General (r) Jaime Ruiz
22 mayo, 2019
Se trató de una compleja cirugía en la que fue necesario implantar un aparato diseñado para un adulto en el tórax de la pequeña.
Niña de 10 años recibe el implante de un corazón artificial en Colombia
24 mayo, 2019

Dos reporteros del QHUBO fueron golpeados ante la mirada de las autoridades

Gustavo Roa.

Gustavo Roa, reportero gráfico del diario Qhubo en Bogotá, fue llevado a un centro asistencial después de haber sido agredido mientras hacía su trabajo periodístico.

Denuncian que dos reporteros del QHUBO en Bogotá fueron ultrajados ante la mirada de las autoridades

Siguen las agresiones a la prensa. Un grupo de personas en el sector de Suba, al norte de Bogotá, agredió a los periodistas, de ellos un reportero gráfico quien sufrió una lesión en su rostro y en otras partes de su cuerpo. Solicitan investigar el hecho, sobre todo la omisión de las autoridades.

 

JUSTICIA

Jueves, 23 de mayo del 2019

Dos comunicadores del Diario Qhubo en Bogotá, un reportero gráfico y una periodista, fueron atacados por algunos miembros de una comunidad que se mostraron en desacuerdo con que ambos estuvieran allí, realizando su labor de informar ante un tema muy sensible: un caso de un posible suicidio.

Catalina Puentes fue maltratada físicamente, un hombre hasta le escupió su rostro,  y su compañero de trabajo, el fotógrafo Gustavo Roa, fue víctima de una golpiza que le produjo fracturas en su nariz  y dificultades en uno de sus oídos, una incapacidad que en principio es de cinco días, mientras médicamente se evalúa una intervención quirúrgica en su tabique.

“Tengo un golpe en la cara que me produjo una mujer, por fortuna logré cubrirme a tiempo sino habría sido peor porque me habría afectado uno de mis ojos.  Tengo una inflamación en mi cara”, dijo Catalina.

Este hecho, que ha suscitado el rechazo hasta de agremiaciones como la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), ocurrió este miércoles en el noroccidente de Bogotá, en el sector Nueva Zelanda, localidad de Suba.

Pero conozcamos desde el principio lo qué pasó. Los periodistas arribaron a la una de la tarde al sector del hecho en el que “las autoridades no habían instalado cintas para aislar la escena”. Los afectados aseguran que se mantuvieron a una distancia prudente y desde allí empezaron a tomar algunas fotos.

En la labor unos agentes del CTI de la Fiscalía, del laboratorio de criminalística a cargo de la inspección al cadáver, se acercaron a Gustavo Roa y le solicitaron su identificación. Los lesionados aseguran que mostraron sus carnets como periodistas del diario Qhubo.

Preciso en ese momento un hombre sale corriendo detrás del reportero, al parecer un familiar de la víctima, y es entonces cuando empieza a gritar: “¡Un ladrón! ¡Un ladrón! ¡Cójanlo!”. Se unen otras personas a perseguir al fotógrafo.

“Me voy detrás porque mire la intención que tenían de pegarle. Les digo que no le fueran a pegar, que éramos periodistas. Un hombre me agarra con brusquedad, me golpea, me escupe y empieza a gritar toda clase de groserías. Es en ese momento cuando la mujer que lo acompaña me lanza el golpe en el rostro”, contó la periodista.

Roa siguió corriendo al menos unas tres cuadras y es cuando decide refugiarse en un establecimiento público en donde con su carnet en mano repetía que era periodista del Qhubo. Es cuando a la fuerza lo sacan del sitio y un grupo de personas le empieza a lanzar golpes. Le arrebatan su cámara y su celular.

“Había policías en la escena y no hicieron absolutamente nada por protegernos”.

“Los policías fueron testigos de lo ocurrido, lo presenciaron sin intervenir. Veo cuando le quitan la cámara a mi compañero, me voy detrás de esta persona y le pido que me la regrese. Es cuando vuelve a amenazarme, dice que de nuevo me pegará”, relató Catalina Puentes.  

Agregó que con otras colegas se fueron detrás del hombre que llevaba la cámara y es cuando aparece una patrulla con dos patrulleros. “Les dijimos que esta persona tenía nuestra cámara, pero no hacían nada. Es cuando llamamos a la Policía Metropolitana de donde llaman y les exigen a los patrulleros que recuperen nuestra cámara”.

Cuando recuperaron el equipo se dieron cuenta que les habían borrado todo el material de un día de trabajo, los periodistas venían de recorrer diferentes sectores de la ciudad para captar las noticias que serían publicadas este jueves. “Nos borraron todo”, precisó.

El rechazo de la FLIP

La Fundación para la Libertad de Prensa expresó a través de un comunicado su repudio ante esta nueva violación a la labor de los periodistas. Recordó que existen leyes internacionales que respaldan el trabajo de comunicar.

“La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha dicho que “[e]l asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada.

“La FLIP expresa su preocupación por estos hechos y solicitará investigación por las presuntas faltas disciplinarias en las que hayan incurrido los agentes de policía que se encontraban en el lugar. Es deber de los funcionarios público ser garantes del desarrollo de la labor periodística. Además, la FLIP hace un llamado a la Fiscalía para que realicen las investigaciones pertinentes y sanciones a los responsables de la agresión”.

Redacción Justicia

saladeredaccion@elhomenoticias.com

Síguenos en Twitter en @elhomenoticias

 

Leo Medina Jiménez
Leo Medina Jiménez
Editor general /El Home Noticias. Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *