Seuxis Paucias Hernández Solarte, también conocido como Jesús Santrich, durante la audiencia de imputación de cargos en los juzgados de Paloquemao.
¿Es o no es congresista Jesús Santrich? Se enciende el debate
21 mayo, 2019
Gustavo Roa.
Dos reporteros del QHUBO fueron golpeados ante la mirada de las autoridades
23 mayo, 2019

‘Nota del NYT generó confusión en las tropas que tienen el deber constitucional de combatir la delincuencia’: General (r) Jaime Ruiz

Para el general (r) Jaime Ruiz Barrera la Fuerza Pública está en la obligación de combatir a la delincuencia, bajo el amparo de la Constitución.

Para el general (r) Jaime Ruiz Barrera la Fuerza Pública está en la obligación de combatir a la delincuencia, bajo el amparo de la Constitución.

‘Nota del NYT generó un daño psicológico en las tropas que tienen el deber constitucional de combatir la delincuencia’: General (r) Jaime Ruiz

 

El presidente de la Asociación Colombiana de Oficiales Retirados de las Fuerzas Militares aseguró que el escrito del New York Times no debe frenar las operaciones contra las disidencias de las Farc, de la delincuencia en Colombia. “No caer en el juego de la extrema izquierda radical”.

 

JUSTICIA

Miércoles 22 de mayo del 2019

El HOME NOTICIAS habló con el presidente de ACORE, la asociación que agrupa a los oficiales en retiro de las Fuerzas Militares. El general (r) Jaime Ruiz Barrera aseguró que en la misma  reserva existe una extensiva preocupación por los daños colaterales que estaría ocasionando la reciente columna del diario estadounidense The New York Times.

“Es supremamente grave lo que este ataque mediático, a través de la prensa internacional, está generando,  porque podría haber una orden contraria a la obligación constitucional de combatir a los que están al margen de la Ley. Esa contraorden generará confusión en las tropas y es eso, a propósito, lo que quiere la extrema izquierda, confundir para reinar”, precisó el experimentado oficial.

Para el general Ruiz Barrera se está buscando “desestabilizar la institucionalidad” y evitar que se le cierre el paso a las organizaciones delincuenciales que temen ser confrontadas. Sobre todo aquellas que se oxigenan del narcotráfico y que tienen el país inundado de cultivos de coca.

Pero, a qué se refiere el presidente de ACORE, al escrito que publicó el New York Times el pasado sábado, que firmó el periodista Nicholas Casey, con el título “Las órdenes de letalidad del ejército (sic) colombiano ponen en riesgo a civiles, según oficiales”.

En esta columna se asegura que existe una orden a las tropas que partió desde el mismo comandante del Ejército, Nicacio Martínez Espinel, de que dupliquen “la cantidad de criminales que matan”. Hasta ahí sería un mandato normal y obligatorio, no obstante, a la vista del periodista se trata de una arremetida sin control que somete a todo riesgo a la población civil, hasta el punto de ser motivo para reactivar los nefastos ‘falsos positivos’.

Para el oficial en retiro Ruiz Barrera, quien fuese comandante del Batallón de Infantería, de la Cuarta Brigada y comandante de la inteligencia y contrainteligencia del Ejército,  el escrito del diario norteamericano es una total mentira, “un mensaje contrario a la realidad porque todo comandante en el mundo tiene la obligación de exigirle a sus tropas resultados en sus operaciones en contra de los que están por fuera de la Ley”, por su puesto dentro del marco de la legalidad.

A la vez la calificó de una “interpretación irresponsable la  que le dio el periodista, una información sesgada,  totalmente acomodada”.

Basado en su experiencia como un oficial operativo y de duros golpes a la delincuencia en el país, explicó cómo la orden de un comandante como el general Martínez no tiene la ‘irresponsabilidad letal’ que Nicholas Casey ha tratado de hacer ver. Asegura que toda operatividad que ejecute un buen oficial debe estar sujeta a un orden, una planeación y a una labor de inteligencia y contrainteligencia.

“Antes de toda labor operacional se hace un trabajo de recopilación de información qué se llama inteligencia de combate,  que permite la ubicación exacta del enemigo en determinadas zonas. Es decir, que de esta manera se sabe en dónde está el delincuente, qué está haciendo, con qué cuenta, sí está bien organizado y en qué tipo de amenaza se constituye. Existe un  objetivo claro, que siendo así no tiene por qué afectar a la población civil”, explicó.

Para el general Ruiz Barrera la orden de un comandante a su equipo de aumentar los resultados positivos es para sacar de circulación al delincuente que pone en riesgo la seguridad del ciudadano.

“Siendo comandante exigía resultados, es esa es la tarea que nos corresponde y la misión constitucional que tiene que ver con la seguridad del país. El exigir trabajo, de golpear a la delincuencia, ayuda a mantener el control del orden público frente a las distintas amenazas”.

El análisis que hace el general Ruiz Barrera de la polémica que ha generado la publicación del NYT es porque para él existe una mala intención de fondo, la que calificó de una campaña difamatoria contra el Ejército y la Policía.

“Es que detrás de todo esto hay un personaje oscuro que  de tiempo atrás ha venido actuando de la misma manera, con el mismo modus operandi, me refiero al  señor Miguel Vivanco, de  Human Rights Watch. Esta persona ha propiciado un ataque sistemático a todas las instituciones castrenses, siempre acusando de supuestas violaciones de Derechos Humanos,  del Derecho Internacional Humanitario”.

Además, se refirió el presidente de Acore, que detrás de todo esto está la inversión de una tercera persona, que según ejerce mucha influencia sobre Vivanco y el autor de la columna, el magnate George Soros.

“Es un reconocido inversionista estadounidense de origen judío,   que apoya financieramente este tipo de actividades a través de sus sociedades, una especie de organización abierta, que buscan suscitar este tipo de polémicas,  para impulsar la extrema izquierda”.

Por último, precisó el general Ruiz, que se está indagando sí es cierta la información de que al parecer George Soros tiene acciones en el New York Times por tanto también ha podido incitar a Casey para que realice este tipo de escritos en contra de las Fuerzas Militares en Colombia.

“Entonces es ahí donde se estrecha el triángulo Vivanco, Soros y el periodista Casey. Este último, se ha dicho, que ha tenido una relación desde hace muchos años con la guerrilla de las Farc”.

Redacción Justicia

saladeredaccion@elhomenoticias.com

Síguenos en Twitter en @elhomenoticias

 

Leo Medina Jiménez
Leo Medina Jiménez
Editor general /El Home Noticias. Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *