General Jorge Luis Vargas Valencia.
Se complica situación del director de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional de Colombia por secuestro
20 septiembre, 2019
Andrés Jiménez, delegado para las Finanzas Criminales, de la Fiscalía, dio a conocer el resultado de la operación que dejó tras las rejas a 16 personas por lavado de activos.
Operación contra blanqueadores de dineros deja 16 capturados
26 septiembre, 2019

Caso Fernando Balda: otros detalles del expediente por el secuestro de exdiputado ecuatoriano

Fernando Balda y Jorge Luis Vargas Valencia.

Fernado Balda Flores, solicitó a la Fiscalía que la investigación se lleve hasta esclarecer la participación de funcionarios del Gobierno de Colombia en su secuestro el 12 de agosto del 2012 en Bogotá.

Caso Fernando Balda:

Se conocen otros detalles del expediente por el secuestro del exdiputado ecuatoriano,  caso que involucra a un mayor general de la Policía y hasta a un exviceministro de Santos

 

La historia que no se comenta en Colombia. A los secuestradores les prometieron 30 millones de pesos a cada uno, dijo un testigo. A esta persona después de hablar le asesinaron, antes de que contara como se planeó el crimen y diera nombres de otros involucrados. Por último, Juan Manuel Santos deportó a Fernando Balda a Ecuador “como un favor a Correa y a las Farc”.

 

Exclusivo:

 

JUSTICIA

Lunes 23 de septiembre del 2019

Escuchemos lo que dijo al respecto Fernando Balda:

¿Cuáles podrían ser los alcances de los elementos probatorios acumulados por las fiscalías de Ecuador y Colombia, ante el secuestro del político Fernando Balda, hace siete años al norte de Bogotá?

Si la investigación sigue el curso por donde va terminarían empapelados varios policías, entre estos un general;  un exviceministro;  funcionarios de Migración Colombia; un fiscal; una abogada y hasta el expresidente Juan Manuel Santos.

De hecho hubo una violación de la soberanía nacional de agentes ecuatorianos, pero esto no se tuvo en cuenta, se omitió, no se hizo una investigación. Para entender este proceso es de valor conocer los componentes de esta historia.

Empezamos por decir que este lío proviene de un cinematográfico secuestro que se frustró gracias al valor cívico de un grupo de taxistas y la llegada oportuna del Gaula de la Policía la noche del  12 de agosto del 2012. Al menos cinco hombres abordaron a su víctima a la salida de un edificio del barrio Cedritos al norte de Bogotá. Hubo forcejeo, porque los captores lo obligaron a subir a una camioneta de alta gama. Como se resistió le propinaron una salvaje golpiza, que generó una incapacidad de siete días, por último intentaron dormirlo al parecer con cloroformo en un pañuelo. Entre todos lo subieron al vehículo. Preciso un taxista se percata del hecho y por radio teléfono alerta a los otros conductores. Hubo una persecución. Al ser avisada la Policía se arma un operativo antisecuestro.

Hubo un momento en que los taxistas pierden de vista su objetivo. Es cuando aparece un escuadrón policial que alcanza la camioneta Toyoa en fuga, los uniformados le hacen la señal de pare, pero los secuestradores no atienden la exigencia de la autoridad, aceleran y emprenden la escapada por la vía al aeropuerto de Guaymaral, que limita con el municipio de Chía.

“Yo sabía que me iban a matar”, contó Balda, quien asegura que los escuchó decir de que tenían que llegar a un lugar más apartado, a una trocha al norte de Bogotá.

Con aún el carro en movimiento Fernando Balda es lanzado a un costado de la vía. Más adelante los secuestradores abandonan el vehículo y corren por entre la vegetación.

El rescate de Fernando Balda se produce una hora y media después de ser  obligado a subir a una camioneta blanca. En la persecución es capturado uno de los secuestradores, que se convierte en el primer testigo, Jhonathan Uzuriaga, quien decide colaborar con la investigación y entrega detalles. Este hombre fue asesinado días después de los hechos.

Lo primero que descubren las autoridades es que la camioneta que se usó en el ilícito pertenecía a una renta-car de Bogotá, porque en la investigación se obtienen los bauches del pago del alquiler con tarjeta de crédito, con la firma del agente ecuatoriano Raúl Chicaiza. Es más, también la Fiscalía obtuvo unos videos en el Hotel Capital y  otros en el Sheraton, en donde aparecen en reunión los secuestradores y los agentes de la inteligencia de Ecuador, que se registraron con sus nombres: Chicaiza, Diana Falcón y Jorge Armando Espinoza Méndez.

El testigo antes de ser asesinado contó que había sido contratado por Chicaiza y que para el secuestro trajo a los hombres de Puerto Tejada, Cauca, y que el agente ecuatoriano pagó los tiquetes aéreos y los gastos de hotel.  

Las autoridades colombianas pasaron copia del proceso a la Fiscalía en Ecuador, que termina en la condena de los agentes señalados por los secuestradores, como los determinadores de un seguimiento ilegal y del secuestro.

Son estos quienes involucran a Rafael Correa, como el cerebro del hecho criminal. En el mismo proceso también es judicializado uno de los hombres de confianza del mandatario ecuatoriano, Ronny Vallejo, quien fue director de la Secretaría Nacional de Inteligencia.

Vallejo confirmó que Rafael Correa le ordenó viajar a Colombia a hacer inteligencia para ubicar a Balda, información que sirvió para el secuestro.

En su declaración aseguró que en Colombia, en el 2012 se reunió con dos altos oficiales de la Dirección de Inteligencia de la Policía, que para la operación contó con la colaboración del general Jorge Luis Vargas Valencia.

Aún no se ha dicho la identidad del otro alto oficial que estuvo en ese encuentro en el que se acordó el seguimiento del político ecuatoriano. Se sabe que era alguien muy cercano al presidente Juan Manuel Santos.

Posteriormente, se descubre que el proceso en Colombia estaba parado, que había quedado hasta la captura de los autores materiales,  por un acuerdo entre la Fiscalía y una abogada que aseguró haber tenido el poder de Fernando Balda para hacerlo, algo que fue desmentido. Balda, aseguró que nunca contrató a ningún abogado para que hablara en su nombre.

Conclusión, en Colombia hubo maniobras para que el proceso quedara hasta donde iba, pero los nuevos testimonios y las demás pruebas obtenidas por la Fiscalía General de la Nación reactivaron todo, se volvieron a dar pasos importantes en el esclarecimiento de los hechos.

 

Leer nota relacionada: Se complica situación de director de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional de Colombia por  secuestro de político ecuatoriano

Por qué Rafael Correa buscaba a Fernando Balda

Fernado Balda se convirtió para entonces en una ‘piedra en su zapato’ para Rafael Correa, porque venía haciendo denuncias de casos de corrupción como la entrada de dineros del narcotráfico a la campaña presidencial.

Es más, en su denuncia Balda habló de la confesión de un narcotraficante que reconoció haber aportado millones de dólares a la campaña de Correa.

Balda también mencionó el diario de Raúl Reyes, exjefe de la Farc que murió en el bombardeo de  su campamento en Angostura en Ecuador,  a unos 2 kilómetros de la frontera con Colombia por parte de la Fuerza Pública, el 1 de marzo de 2008.  Diario en el que según Balda, se hablaba de la relación del jefe guerrillero con Rafael Correa y sus aportes a la campaña.

Es por esto que se ha lanzado la conjetura que este tipo de denuncias estarían afectando los acuerdos del gobierno de Santos con las Farc, y se da entonces la colaboración de funcionarios del Estado Colombiano con Rafael Correa,  que concluyó en una irregular deportación de Balda, su esposa y su pequeña hija nacida en Colombia.

 

 

Recomendamos leer nota relacionada: General Jorge Luis Vargas Valencia llamado a responder por secuestro de político ecuatoriano en Bogotá

 

 

Redacción Justicia

Escribe a nuestro correo:

saladeredaccion@elhomenoticias.com

 

Síguenos en Twitter en @elhomenoticias

Leo Medina Jiménez
Leo Medina Jiménez
Editor general /El Home Noticias. Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *