General Óscar Atehortúa.
Por Carrusel de contratos en la Policía la Procuraduría confirma que citó a audiencia disciplinaria al general Óscar Atehortúa
10 marzo, 2020
TRANSMILENIO
Mujeres tendrían tarifa diferencial en Transmilenio
11 marzo, 2020

¡Guerra de titanes! La puja entre generales de la Policía: columna de opinión del abogado y analista jurídico Jorge Iván Mina Lasso.

Cúpula de la Policía Nacional de Colombia, encabezada por el general Óscar Atehortúa Duque, llamado por la Procuraduría a un proceso disciplinario.

¡Guerra de titanes! La puja entre generales de la Policía

 

  

Lo que hoy está pasando en el mando de la Policía Nacional no tiene precedentes. La pugna por el poder, la insistente y dañina dinastía de un grupo que cree adueñarse de una institución que debería estar alejada de intereses particulares y enfocar más esfuerzos para mejorar la Seguridad Ciudadana.

 

Opinión

Miércoles, 11 de marzo del 2020

 

 Jorge Iván Mina Lasso.

Por: Jorge Iván Mina Lasso

Abogado y Analista Jurídico

Esa ‘dinastía’ le ha hecho daño a la Policía de los colombianos, que hoy se ve salpicada de escándalos por el llamado ‘Carrusel de los contratos’.

No podemos negar que el actual director, general Óscar Atehortúa Duque, es un ‘chivo expiatorio’ de una corrupción rampante que viene de hace varios años, en donde los mandos anteriores aplicaron la llamada ‘política del tapen y tapen’.

Para ubicarnos en el tema solo basta recordar los escandalosos y multimillonarios  contratos como los de la compra de las pistolas SIG Sauer; las construcciones, no solo las casas fiscales en la Escuela Internacional del Uso de la Fuerza Policial Para la Paz (Cenop), Tolima, sino ese que se hizo para construir el  ‘Centro de Rehabilitación Valentina Aos’ (ubicado al norte de Bogotá), y por qué no recordar la compra de 100 motos eléctricas y un sin número de contratos manipulados en el seno del Fondo Rotatorio de la Policía Nacional.

Pero no es sólo la contratación, sino bochornosos escándalos como el  de la llamada ‘Comunidad del Anillo’, acosos, persecuciones a mujeres y hombres del verde oliva; más graves, hasta violaciones como la ocurrida en el Comando de Policía del Cesar y hasta de espionaje a todo nivel  como el del Sistema Perseo que se investiga en la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa).

Pues bien , en ese desorden interno institucional por el abuso de poder de unos mandos, hoy la Policía está en el ‘ojo del huracán’ y se está reventando por el lado más débil de la cuerda, con el juicio histórico disciplinario que le hace la Procuraduría al actual director,  general Atehortúa Duque.

 

Pero resulta que son más los generales investigados, no solo por el ‘Carrusel de los Contratos’ –activos y retirados–, por indagaciones que se encontraban en el olvido bajo esa presión oscura que ejerce la  política del ‘tapen y tapen’.

Es aún más grave, por sólo mencionar otro caso, el proceso que afronta el  actual director de Seguridad Ciudadana, mayor general Jorge Vargas Valencia, investigado penalmente por el secuestro del hoy candidato presidencial de Ecuador, Fernando Balda Flores.

En vivo y en directo

En el programa ‘Al Ataque’, que dirige la prestigiosa periodista Salud Hernández, en la revista digital de Semana, en las últimas horas apareció el dirigente político ecuatoriano Fernando Balda, contando cómo llevó ante la justicia al expresidente Rafael Correa, de su complicidad con el también cuestionado expresidente colombiano, Juan Manuel Santos.

Hubo algo revelador, que los cómplices de su secuestro ocurrido hace siete  años en Bogotá siguen sin responder por lo que hicieron. Balda no solo  confirmó que hay pruebas como grabaciones y videos, con las que señala al general Vargas Valencia de haber dirigido con varios hombres de inteligencia su cautiverio, del que afirma,  la Fiscalía de Colombia no ha actuado.

Sin duda alguna la Policía Nacional, algo histórico, ha tocado fondo, pasando por una de sus peores crisis internas. Sin olvidar cómo en 1.993, por aquel caso del CAI Guavio en Bogotá, se concluye en la creación –lo que hasta hoy es el mayor antitecnicismo jurídico laboral–, el Nivel Ejecutivo.

Pero hay otros hechos, que no se pueden olvidar,  como el de la violación y asesinato de una niña de 9 años en la antigua Estación de Germania en Bogotá y el de los 117 policías de la llamada ‘narcolista’ en Cali.

Luego se generó un componente oscuro en la Policía en el 2006, que conllevó a la caída de 10 estrellas, por aquel sonado caso de ‘las chuzadas de Ralito’, pues hubo algo sin precedentes, que fueron retirados de la Policía 11 Generales, para que se instalara la línea de los oficiales de Inteligencia en cabeza del hoy también general retirado, el cuestionado exvipresidente de Colombia Oscar Adolfo Naranjo Trujillo. Un caso por el que pagaron inocentes, subalternos y hasta un ‘chivo expiatorio’, que terminó siendo  la mayor (r) Gloria Lucía Otálora Gómez.

Los colombianos fuimos también testigos de otro escándalo del mayor desprestigio institucional, la falta de transparencia en el caso que compromete al general (r) Rodolfo Bautista Palomino López, rodeado del fantasma de la llamada ‘Comunidad del Anillo’, ante las valientes denuncias que protagonizó el coronel Reinaldo Gómez y el capitán Ányelo Palacios.

El análisis de fondo a los últimos directores de turno (en 25 años), es que los procesos por escándalos de corrupción, persecución y abuso de poder, terminan desviados, manipulados y hasta engavetados, dejando todo envuelto con un manto de impunidad policial.

Tengo que decir hoy, cuando no había terminado de celebrar que el presidente Iván Duque  había acertado en designar al general Atehortúa como  Director de la Policía Nacional, que en muy poco tiempo se convirtió en el más popular, querido y respetado por los policías y la comunidad, termine siendo víctima de esa ‘dinastía’ del oscuro poder que se esconde en el mando institucional, desestabilizando y dejando un mal mensaje no sólo ante la comunidad nacional sino internacional.

Lamentablemente la dirección del general Atehortúa  está a punto de llegar a su fin, y de no salir bien librado de la ‘guerra de titanes’, en la que juegan generales, medios de comunicación y hasta el mismo jefe del ministerio público quien sorprendió llamando a cargos al Director General por el llamado ‘Carrusel de contratos’, del que se sabe que los responsables son otros.

Quiero decir, que jurídicamente estás conductas podrían estar prescritas, y se convierten ahora en  una perla del sonajero Presidencial, motivo para nombrar a un nuevo Director.

Todo esto es de película. Como dijera el tráiler de la mitología griega: ‘Furia de Titanes’, en la que  Perseo, hijo de Zeus y una mortal se embarcan ahora en una peligrosa misión para salvar la vida de la princesa Andrómeda.

 Atrapado en una guerra entre dioses, en su épico viaje tendrá que enfrentarse a criaturas aterradoras y poderosas. Entretanto, Hades, dios del inframundo de los muertos planea derrocar a Zeus, el rey de los dioses del Olimpo.

No está lejos, ni salido de los cabellos,  se está viviendo en la Policía de Colombia, se ve una guerra nunca antes vista entre los generales de esta institución que por la princesa, en este caso no Andrómeda, sino la Dirección.  Muy pronto esta puja se verá abocada a la decisión que plasme con su lapicero el Presidente de la República, Iván Duque Márquez,  que de un sólo decreto dejará varios generales fuera de la línea de mando, con un nuevo director que cale entre el mando y que en realidad genere respeto y rescate la disciplina  entre los altos oficiales.

No se puede negar, eso ya no es secreto, que hay mucha fricción interna y son varios los que hacen hasta lobby político para que le den la ‘palomita’ de dirigir los destinos de una institución importante para la vida de la democracia colombiana.

De esta ‘guerra sin cuartel’ podrían salir mal librados varios generales, sobre todo aquellos salpicados con investigaciones. Son los que saldrán en busca de  alianzas estratégicas con periodistas para que les resalten sus perfiles, que están enlodados no sólo por procesos disciplinarios sino hasta penales.

La única realidad es que ante los cuestionamientos judiciales y disciplinarios muchos generales deberían apartarse de su ego, y obvio de su cargo, para salir por la puerta menos estrecha, incluyendo el general Atehortúa y  así no causarle más daño a la imagen Institucional. Esa imagen a la que hasta hace poco era una de las  que más había recuperado la confianza ciudadana y sobre todo el buen clima organizacional con su principal base, el Nivel Ejecutivo. Pero no se puede decir lo mismo del Nivel Directivo, pues la indisciplina y la indiferencia entre los Generales ha llegado a brotes jamás antes vistos.

Por último, el presidente Iván Duque tiene ahora en sus manos decisiones cruciales, en un momento histórico para nombrar a un director que no esté salpicado de investigaciones y tenga ese respaldo que le permita ajustar la línea del mando institucional.

Dele clic aquí para leer nota relacionada: ¿Por qué llaman a la Procuraduría al general Óscar Atehortua, director de la Policía, a dar explicaciones por caso corrupción?

 

Jorge Iván Mina Lasso

Columnista invitado de EL HOME NOTICIAS

elhomenoticias@gmail.com

 

Sigue nuestras publicaciones en el Twitter @elhomenoticias

Y nuestro canal de Youtube EL HOME NOTICIAS

Leo Medina Jiménez
Leo Medina Jiménez
Editor general /El Home Noticias. Periodista.

12 Comments

  1. El diablo dice:

    Quien creo el perseo ni lo nombran, tiene un buen historial.

  2. Ricardo dice:

    Hace un largo recuento pero al final nodice nada .

  3. WILSON Rúa Orozco dice:

    La verdad eso no es nuevo en la institución siempre ávido entre los oficiales Sierta envidia entre ellos por tratar de sacar al que mejor este haciendo las cosas

  4. Jhon Freddy mejia dice:

    El bueno siempre dura poco eso es en todas partes lastimosamente pero Dios lo ve todo y ese si tiene estrellas soles en cantidad es el máximo general de generales

  5. Carlos dice:

    Esto debe de ser una investigacion a fondo y sancionar drasticamente y con todo el peso de la ley a todos y cada uno de los culpables para recuperar el buen nombre de la Institucion que esta muy desprestigiada por cuenta de unos cuantos sinverguenzas corruptos a la Carcel pues.

  6. Misael humberto sierra alvarado dice:

    El general Atehortua es un hombre correcto respetuoso de los derechos humanos ejerce dirección y mando en la institución quienes estarán detrás de este entramado y maraña políticos de izquierda de que cártel que organización busca acusar caos revista semana etc

  7. luis vicente castro chilanguadl dice:

    ESO ASIDO ASI TODO EL TIEMPO SE TAPAN D UNOS A OTROS.MENOS MAL CON LOS CAMINANDES EN CABEZA DE MI SARGENTO ENRIQUES ESTAMOS HARGANISANDONOS Y NUESTRO PARTIDO PARA PRESIONAR UN POCO PARA QUE ESTA CLASE DE MANDOS NO DAÑEN LA INSTITUCION.

  8. William pico dice:

    Quiero recordarle al jurista que hace esta crónica, que los 117 policiales de la mal llamada narcolista, del cartel de Cali, fue una cacería se brujas y como siempre los más pendejos fuimos los que pagamos los platos rotos esta narcisista la hizo el sr palomari, y salió al público para tapar al sr general Serrano y a los demás oficiales que trabajaban en su círculo y su gran amigo y protector Ernesto Samper Pizano y siguiera siendo presidente, le sugiero leer el libro el general serrucho un ídolo con pies de barro, ahí puede encontrar muchas verdades gracias

  9. Juan Moreno dice:

    El mayor delito que ha cometido el general es gozar del respeto y la admiración de sus subalternos del nivel ejecutivo, esto despertó la envidia de la élite de la instalación es decir el nivel directivo en especial del cuerpo de Generales.

  10. Juan Moreno dice:

    El mayor delito que ha cometido el actual director de la Policía Nacional, es gozar del respeto y la admiración de sus subalternos del nivel ejecutivo, esto despertó la envidia de la élite de la institución, es decir el nivel directivo en especial del cuerpo de Generales.

  11. Armando dice:

    Esa pelea intestina tiene por único fin llegar como sea a la dirección general, cueste lo que cueste siempre ha sido asi la puja rastrera por el poder. prácticamente atehortua se constituye en chivo expiatorio y a la vez en el único objetivo para algunos corruptos deseosos de poder. Se corre el riesgo de que duque en su afán de minimizar tanto escándalo en el que su gobierno se ha visto comprometido,escoja a la tolondra a uno de los que incluso tienen cuestionamientos penales, mientras que otros igual no les importa llegar a la cima pero si pasar de agache en todo este torcido

  12. armando dice:

    no puedo ni imaginar lo que sucedería si un general aspirante firme a la dirección de la policía nacional ,está investigado como presunto SECUESTRADOR .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *