Camas UCI
Más de 4,6 millones de personas han muerto por COVID-19 a nivel mundial 
10 septiembre, 2021
Venezolanos
Ecuador apuesta a la integración de los inmigrantes venezolanos
10 septiembre, 2021

Nueva testigo aseguró que la niña Sara Sofía habría sido abusada, además, dice conocer de su paradero

Sara Sofía Galván.

La niña Sara Sofía Galván, de dos años, está desaparecida. Su progenitora, Carolina, dice que está muerta. Otras versiones apuntan a que está viva.

Nueva testigo aseguró que la niña Sara Sofía habría sido abusada, además, dice conocer de su paradero

Es la expareja de Nilson Díaz, quien se vino del departamento del Tolima en donde vive a contar a las autoridades lo que asegura sería la verdad de lo que ocurrió con la pequeña. Está pidiendo que la dejen ser testigo en este lamentable caso.

Unidad de Justicia

Viernes, 10 de septiembre del 2021

Los tristes capítulos de una de las historias más sombrías de Colombia, del caso de la niña Sara Sofía, tiene algo nuevo por conocerse, esto ante la aparición de una nueva testigo, quien asegura saber qué fue lo que en verdad ocurrió con la niña Sara Sofía Galván

Ella es Yeni Cardozo, exesposa de Nilson Díaz Valenzuela, el señalado padrastro de la pequeña más buscada de Colombia. Está pidiendo que las autoridades la dejen ser testigo, porque dice que conoce la verdad, que tiene pleno conocimiento de cuál es el paradero de la pequeña.

La señora Cardozo afirma que está dispuesta a declarar ante un juez, durante la audiencia que se le hará a los involucrados en la desaparición de Sara Sofía. Además, precisó que está viviendo en el departamento del Tolima, desde donde viajó a contar lo que sabe del caso.

Es más, ya se adelantaron algunos escabrosos detalles, como que la niña fue abusada, asesinada y después sepultada, que ella conocer el lugar en donde fue enterrado su cadáver.

“Para mí Nilson Díaz es un monstruo, lo que hizo con Sara lo convierte en un depravado, como un loco” manifestó la mujer, quien convivió con quien después sería el padrastro de la niña.

Tengamos en cuenta que Nilson Díaz se encuentra privado de la libertad señalado de ser el autor material de la desaparición de la menor.

Esta historia, sin lugar a dudas es una de las más dolorosas. Los colombianos no olvidarán su imagen la de una pequeña de cabellos rubios, de ojos azules grandes y expresivos; que lleva puesto un vestido color rosado con mangas blancas, le está dando la vuelta al mundo.

Esta fotografía ha llegado a estamentos internacionales como la Interpol, quien también ofreció a colaborar en su búsqueda.

 Es que a pesar de que un grupo de investigadores, de los más versados en estos temas, están dedicados a su búsqueda nadie da razón de su paradero. La niña fue declarada como desaparecida en medio de varias versiones, todas diferentes, de lo que pudo haber pasado con ella.

“Yo sí creo que él abusó de Sara Sofía y la enterró para que su cuerpo no fuese encontrado”, añadió la nueva testigo, Jeni Cardozo.

Todo este drama empezó cuando su tía, Xiomara Galván, denunció ante las autoridades la manera como se dio su desaparición. Contó que ella era la encargada de su custodia por orden del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), porque a Carolina,  su madre biológica le había negado su tenencia debido a su condición de vulnerabilidad social. Sin embargo, un día se la llevó con el pretexto de tenerla un rato, pero la pequeña Sara Sofía nunca volvió al hogar del familiar que la protegía.

Este relato va más allá, desde su nacimiento, el 30 de marzo del 2019, desde cuando su madre se negó a dar el nombre de su padre biológico, solo contó que había quedado embarazada después de una salida fortuita con un hombre, al que no le preguntó cómo se llamaba.

Carolina estuvo viviendo un tiempo en casa de su hermana Xiomara Galván, con el pretexto de estar cercar de la niña. No obstante, el 15 de septiembre del 2020 abandonó el lugar diciendo que iba a cumplir una cita médica, pero no volvió y nunca contó para dónde se había marchado.

Es debido a esto que Xiomara deja en conocimiento del Bienestar Familiar que no se le podía permitir a su hermana llevarse a la pequeña, porque se notaba su desapego y la mala tenencia, porque mientras estuvo a su lado la tenía totalmente descuidada.

El triste diario de la dolorosa desaparición arrancó el 8 de enero de este año, de acuerdo con el relato dado a las autoridades por Xiomara Galván, que ese día fue Carolina hasta la casa ubicada en el barrio Ciudad Roma, de la localidad de Kennedy, por su hija Sofía con la excusa de estar con ella un rato, que la llevaría al parque. Entonces cumplió con su palabra, porque en efecto regresó al rato con ella.

Esto, para infortunio de la niña, generó confianza en cuanto al comportamiento de Carolina, que no había mala intención en ella, que podría visitar a la niña salía y que la devolvería al seno del hogar en el que estaba su legal cuidado.

Se supo que para entonces Carolina mantenía una relación con un hombre llamado Nilson Díaz Valenzuela, con quien decidió irse a vivir, y quien además era padre de tres hijos.  Esta unión de deterioró, que no pudo seguir a su lado porque en lugar en donde estaba en arriendo no le permitían que estuviese ni Sofía ni ella, porque solo aceptaban hasta cinco personas y no seis.

La madre de Sofía reapareció en la casa de Xiomara, esto fue el 15 de enero del 2021, era un viernes, esta vez había ido hasta allá para llevarse a la niña para estar con ella ese fin de semana. Es decir, que se comprometía a regresarla el siguiente lunes en la mañana. Además, contó que estaría en casa de su prometido, la de Nilson Díaz, en donde Sofía estaría compartiendo con los otros niños.

Esa fue la última vez que Xiomara Galván volvió a ver a su sobrina, porque a partir de ese momento empezó el viacrucis de su búsqueda. Carolina no regresó con ella a casa de su hermana.

Pero con la aparición de la nueva testigo muchas cosas cambian, y las autoridades tendrán que apuntar su investigación hacia las señales que da esta persona, quien asegura conocer los alcances de maldad de quien fue su pareja:

“Está enterrada sobre la avenida (…) en un matorral que hay exactamente en el lugar en el que se hacia él cuando consumía (estupefacientes), pero para mí él tuvo tres días para excavar el hueco donde iba a enterrar a Sara Sofía”, preciso la testigo.

Recordemos que Carolina, la madre biológica de Sara Sofía nunca quiso decir en donde era que vivía con Nilson, cuando su hermana le preguntó la dirección del lugar en donde iba a estar con su sobrina no supo dar una explicación clara, respondió que no sabía la dirección porque estaban recién trasteados a ese sitio.

El siguiente sábado, es decir, el 23 enero, Carolina hizo una llamada a su hermana Xiomara, le dijo que se iba a quedar con la niña y que estaría con ella en la casa de Nilson, con quien además se ganaba unos pesos por el cuidado de  sus otros hijos.

Además, le manifestó que el siguiente miércoles pasaría por su casa con Sara Sofía para dejársela ver y que iría por sus otras cosas, porque solo se había llevado ropita para un fin de semana y no tenía con qué vestirla.

Pero no cumplió con su palabra, Carolina nunca fue a la casa de Ciudad Roma y a partir de entonces no volvió a contestar su teléfono.

Xiomara no vio de otra que ir hasta el jardín infantil en donde la niña sería llevada cada día, en donde posiblemente podría encontrar una explicación del lugar a donde su hermana se había llevado a la niña.

Supo en colegio infantil que el viernes 29 de enero Carolina había estado en ese lugar, en compañía de un hombre, que iba con otros dos niños, pero que no llevó a Sofía.

Esto generó desconfianza en Xiomara, porque era extraño eso de que Carolina no había vuelto a llevar a Sofía hasta el jardín. Contó que tuvo la intención de denunciar, pero no tenía detalles de lo que había ocurrido con su sobrina, además, que no podía declarar en contra de su hermana, quien en últimas era la madre biológica de la niña.

Volvió a insistir, hizo otras llamadas telefónicas a su hermana hasta que le contestó, pero no le hablaba con claridad, siempre con evasiva, que la niña estaba bien, que no se preocupara. Además, le prometió que en los próximos días le llevaría a Sofía de visita, para que la pudiese volver a ver.

Pero, esto nunca ocurrió, porque pasaron los días y no se sabía nada de Sofía, es más, en el jardín infantil le confirmaron que no la había vuelto a llevar, que cuando le preguntaban por ella no daba una razón que convenciera de su condición, de su estado de salud.

Todo esto llevó a que Xiomara empezara a desconfiar, a temer por la niña, porque le parecía sospechosa la actitud de Carolina, de negar siempre la dirección en donde vivía y de no contestar el teléfono.

Es cuando decide publicar la foto de la niña en las redes sociales, solicita información de su paradero, decide hacer valer la custodia que el Bienestar Familiar le había dado de la niña.

Esta imagen la vio una mujer, que dijo en un principio que permanecía por los alrededores de la Central de Abastos (CORABASTOS) , en el occidente de Bogotá, en la misma localidad de Kennedy. Esa persona, quien dijo ser de oriunda de Venezuela se convirtió en la primera testigo de un episodio oscuro.

En un primer contacto telefónico le contó que se llamaba Marisela, que  conversaba con Carolina y es cuando acuerdan una cita, en la que –le aseguró– que le daría más información de su sobrinita.

Es a través de Marisela que supo que Carolina se había dedicado a ejercer la prostitución –esto mismo le contó a los investigadores–. Además, que su sobrina al parecer había muerto.

Le contó que Carolina le había dicho que una tarde, al parecer el 28 de enero,  le había dado de comer y Sofía se había quedado dormida, que cuando fueron a llamarla no respondió. Además, que al tocarla sintieron que estaba muy fría y rígida, que estaba muerta.

Lo peor, es que la habían envuelto en una bolsa negra, de las que usan para empacar la basura, la metieron en una caja de cartón y después lanzó a un caño que pasa muy cerca del lugar en donde vivía. También supo que no lo había hecho sola, que esto de lanzarla a la corriendo lo había hecho en compañía del hombre con quien convivía.

Tanto la testigo como Xiomara fueron entonces hasta el sitio en donde permanecía Carolina, y es cuando confirma la macabra versión, que su cuerpo había sido arrastrado por la corriente del río Tunjuelo.

Es entonces cuando la tía de Sofía decide denunciar a su hermana, a quien las autoridades detuvieron, pero en las siguientes horas la dejaron en libertad, porque no le podían acusar de un posible caso de homicidio si no había un cuerpo, como principal elemento de prueba. Sin embargo, la Fiscalía reactivó su orden de captura y se volvió a retener.

Xiomara Galván interpone una denuncia contra Carolina por el delito, de posible desaparición forzada. Esto ocurrió el 24 de febrero de este año.

Es desde entonces cuando empieza la intensa búsqueda, cuando las autoridades habilitan una línea telefónica para atender cualquier información que se pudiese dar del paradero de Sara Sofía.

Redacción Unidad de Justicia

Contáctenos al correo: elhomenoticias@gmail.com

Sigue nuestras publicaciones en el Twitter @elhomenoticias

en nuestro canal de Youtube EL HOME NOTICIAS

también en Instagram @elhomenoticias

Leo Medina Jiménez
Leo Medina Jiménez
Editor general /El Home Noticias. Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *