Magistrado de Cali le ordenó al presidente Iván Duque borrar un tuit en el que menciona a la Virgen  
27 julio, 2020
Toque de queda en el Atlántico.
En el Atlántico se extiende el aislamiento preventivo hasta el 10 de agosto
27 julio, 2020

Carne de cañón, columna de opinión del escritor y abogado colombiano Rodrigo Zalabata

Ejercito de Colombia.

La propuesta de la vicepresidente Marta Lucía Ramírez de establecer el servicio militar obligatorio para las mujeres. (Foto cortesía:@ejercitocolombia).

Carne de cañón

 

 OPINIÓN

Lunes, 27 de julio del 2020.

 

Rodrigo Zalabata Vega.

La propuesta de la vicepresidente Marta Lucía Ramírez de establecer el servicio militar obligatorio para las mujeres, dirigida, entre otros aspectos, a evitar que se sigan sucediendo más casos de violaciones sexuales por miembros del Ejército Nacional, está contenida de una lógica perversa y en alguna medida justificativa de los aberrantes hechos que el país ha podido conocer sometido a la estupefacción, por las razones que paso a desvelar:

1) Presupone que el violador actúa para satisfacer una necesidad y no para colmar un deseo, y son dos conductas diametralmente opuestas. Un animal salvaje mata para satisfacer la necesidad de comer, y nunca caza más que aquello que necesita para vivir. Un violador es un depredador que toma por placer cada víctima para alimentar los deseos mentales de su perversión.

Un pederasta no satisface una necesidad, colma a sabiendas el deseo que le crispa su desviación.

Las necesidades son aquellas sin las cuales no podríamos vivir, y los deseos son los que construyen nuestra humanidad en el contexto en que nos levanta la cultura social.

2) Define un concepto muy bajo de la mujer, como la presa servida a la mesa, para que el cazador no tenga que salir a cazar. Ya que se le pone en el lugar de satisfactora de necesidades, despojándola del ser que puede elevar el deseo al rango general del amor.

Es impensable que un ejército permita el escenario para construir relaciones románticas, donde las palabras se transmiten a gritos, y cualquier muestra de afecto se entendería una debilidad que podría aprovechar el enemigo, como un perro bravo que se le da por menear demasiado la cola.

Llevada así al ejército a la mujer se le piensa antes que una futura general en una “María de los guardias”.

De paso nos recuerda la famosa novela del gran escritor Mario Vargas Llosa “Pantaleón y las visitadoras”, solo que esta vez la realidad supera la ficción y las mujeres no son llevadas de visita sino que hacen parte del acuartelamiento de primer grado, para que sepa la opinión pública que no es un burdel sino un cuartel.

Esta vez es la metáfora la que busca a la realidad para interpretarse, porque en filas la mujer se le pone literalmente de “carne de cañón”.

Columnista invitado por el HOME NOTICIAS

 Rodrigo Zalabata Vega

E–mailrodrigozalabata@gmail.com

 

Sigue nuestras publicaciones en el Twitter @elhomenoticias

nuestro canal de Youtube EL HOME NOTICIAS

Leo Medina Jiménez
Leo Medina Jiménez
Editor general /El Home Noticias. Periodista.

1 Comment

  1. Victor dice:

    Gran nota, la mujer carne del cañon del soldadito desubicado en sus entrañas… Una esquirola de la mujer, proponiendo placer a una mujer, para que un prestigio no se siga desprestigiando. ¿cuando meteran a prestar servico militar a los niños y jovenes para que los pederastas del circulo del anillo, no se traumaticen… ¡Que cosas se ven hoy en dia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *