‘Negociaciones con líderes del Paro inician el domingo 16 de mayo’: Miguel Ceballos 
15 mayo, 2021
Egan Bernal.
Magistral: Egan Bernal se les escapó en el camino destapado y se les trepó en el liderazgo de la carrera
16 mayo, 2021

‘El vandalismo, los saqueos y bloqueos deben ser reprimidos y perseguidos por la Fuerza Pública y por la Fiscalía’: Rafael Nieto

Rafael Nieto Loaiza

Rafael Nieto Loaiza, exviceministro y precandidato presidencial, para las elecciones del 2022.

‘El vandalismo, los saqueos y bloqueos deben ser reprimidos y perseguidos por la Fuerza Pública y por la Fiscalía’: Rafael Nieto

 

 El exviceministro hizo un análisis contundente de la situación difícil que afronta el país. Además, nos precisó del por qué los disturbios se acentúan en los departamentos del Valle del Cauca y Cauca. Dice Nieto que existen efectos que tienen que ver con el narcotráfico, que en esa zona hay “indígenas traquetos”, al servicio de la delincuencia.

 

ENTREVISTA

Sábado, 15 de mayo del 2021

El exviceministro del Interior y de Justicia, y uno de los precandidatos por la Presidencia de Colombia, Rafael Nieto Loaiza, habló con EL HOME NOTICIAS, e hizo un amplio razonamiento de la situación del país, sobre todo de los hechos violentos de los últimos 17 días que han generado caos en tres de las más grandes ciudades del país.

Nieto ubica en este escenario violento e “incendiario” a las estructuras mafiosas, a las organizaciones delincuenciales como las FARC y el ELN, porque para su opinión lo que ocurre no es algo espontáneo, que es preparado, planeado con tiempo, con una enorme logística, para la que necesitan millonarias sumas de dinero.

El exviceministro hace precisiones, como que hay claros intereses políticos, un plan sistemático, de la  izquierda radical que creen que haciendo lo que hacen ganan terreno para las elecciones del 2022, que ese sector está convencido que dañando la gobernabilidad en las calles lograrán el poder.

Este medio de comunicación considera de gran importancia el análisis que hace Nieto Loaiza que ha decido no editar la entrevista y presentársela a los lectores en su totalidad, para muchos podría ser muy extensa, pero de igual manera de gran importancia.

Vandalismo

Foto cortesía Gettyimages.

¿Doctor Rafael Nieto, cree usted que se justifica lo que está ocurriendo, que existan razones de peso para incendiar, bloquear, saquear, que sea esta la manera de expresar un inconformismo social?

Bastante entendible que haya gente que quiera marchar y que se haya sumado al paro del 28 de abril (2021) en la medida en la cual la propuesta reforma tributaria el Gobierno era inoportuna, y lo es, porque apenas los ciudadanos y las micros y pequeñas empresas empiezan a sacar cabeza, después de la terrible crisis económica que nos dejaron los confinamientos usados para tratar de atajar la propagación del COVID-19.

Además, es inconveniente porque lo que necesitamos es crecimiento y generación de empleo y lo que buscaba esa reforma era buscar más recursos, mayor recaudó para el Estado, y no son propósitos en este caso sean coincidentes, que vayan en la misma dirección sino que se oponen.

Pues, repito, en esas circunstancias era para mí perfectamente estable que mucha gente saliera a manifestarse, a acompañar el paro,  pero, lo que ocurrió después de ese 28 por la noche y lo que ha venido sucediendo desde entonces es otra cosa completamente distinta.

Estos bloqueos, estos actos vandálicos, estos delitos cometidos contra establecimientos comerciales y bancarios, contra estaciones de gasolina, contra pequeños comercios, son ciertamente actos de violencia, incluyendo los bloqueos. Repito, que finalmente le ponen un conjunto de restricciones inaceptables a los ciudadanos para movilizarse, para trasladarse a sus trabajos o para entrar o salir de su residencia y ahí es donde estamos metidos, entre el enorme problema de encontrar razones por las cuales hay motivos para marchar pero por el otro lado un conjunto de violaciones a la ley, de vías de hecho, de delitos, de actos de violencia que son claramente inaceptables y que tienen que ser reprimidos y perseguidos por la Fuerza Pública y por la Fiscalía, con toda la fuerza, con todo el poder del Estado. 

¿Cree usted que detrás de estos movimientos de protestas, de bloqueos, actos vandálicos y saqueos hay de fondo intereses políticos?

No tengo la menor duda, creo que la marcha tuvo una enorme participación espontánea, pero lo que ha venido después es el resultado de un ejercicio coordinado y sistemático de sectores de izquierda radical que creen que la mejor manera de prepararse para las elecciones del 2022 y para erosionar al Gobierno es dañar la gobernabilidad en la calle. Es hacerle imposible la vida al ciudadano calentando permanentemente las vías del país y esa es su lógica y esa su funcionalidad. Aquí hay un ejercicio que es preparado, que está coordinado, que no es espontáneo, que necesita una logística, que necesita un dinero para ser financiado, y que efectivamente lo está haciendo, y aquí hay una combinación entre bandas delincuenciales, milicias, narcotráfico, que termina pagando buena parte de lo que está ocurriendo y unos sectores políticos, que repito, apuestan a la ingobernabilidad porque creen que eso le ayuda la elección del 2022 a sus candidatos. Eso  hace un enorme daño, por supuesto, pero es lo que creo sinceramente que es lo que está ocurriendo.

Vandalismo

En Cali, una de las ciudades con mayor afectación por el vandalismo durante las protestas, uno de los buses del Sistema MÍO fue incendiado.

¿Por qué en Cali, Bogotá y Medellín, que sean estas las ciudades en donde se concentran los actos violentos, los bloqueos y ataques vandálicos?

Sobre todo Cali. Creo que lo que ocurrió en Medellín, Bogotá es relativamente menor en comparación con lo que ocurre en Cali y el Valle del Cauca.   ¿Por qué allá, en Cali, en Valle del Cauca?  Lo primero es que ahí hay un sector de la población más radicalizado que en otras zonas del país, más radicalizado por ejemplo que en Medellín.

Allí hay un sector de la población que vota la izquierda tradicionalmente. Usted se sienta a mirar los resultados electorales de las últimas elecciones, no hablo solamente está reciente el 2018, sino también las del 2014, incluso, aunque menos –por supuesto– la del 2010, se dará cuenta que en el suroccidente del país el uribismo pierde usualmente y le va mejor mucho mejor a la izquierda.

En el Valle del Cauca es uno de los pocos departamentos en donde ganó Petro las últimas elecciones.  Así que hay ahí un primer factor. El segundo factor tiene que ver con la importancia estratégica del Valle del Cauca y de Cali en particular. Ahí se concentra una parte sustantiva del producto interno bruto nacional, casi 15%, el 5% de las importaciones la mayor producción de carne blanca del país, la mayor producción de huevo y, además, es el acceso al Pacífico.

No se puede llegar a Buenaventura y acceder al Pacífico sino a través de Cali y por tanto bloquear el Valle y bloquear a Cali es muy importante. Y tiene otros dos factores adicionales que hacen que se concentré el problema ahí, uno de ellos tiene que ver con el dinero del narcotráfico; entre el Valle y el Cauca está la provincia del Naya, que tiene una ubicación geográfica entre los dos departamentos.

En el Naya está uno de los seis enclaves de producción de coca más importantes de Colombia. Además de que está el Naya, en Argelia y sus alrededores, en el departamento del Cauca, está otro enclave,  el segundo de coca del país, de manera que fluye el dinero del narcotráfico permanentemente en el Valle del Cauca y en Cali y por supuesto hay estructuras mafiosas que operan en los dos departamentos.

Y decía, la otra razón adicional tiene que ver con la presencia indígena en el departamento al lado, en el Cauca, es decir, la posibilidad de movilizar población indígena del Cauca al Valle del Cauca y a Cali en particular para coadyuvar en estos bloqueos, en estas protestas y eso por supuesto le da un poder adicional al hecho de que sea ahí exactamente dónde estamos teniendo los mayores problemas.

Lo que tenemos ahí por tanto es que hay un sector de la población más radicalizado que vota más a la izquierda, sabemos que ese sector tiene una representación importante en los jóvenes, la presencia de universitarios de la Universidad del Valle en los bloqueos en Puerto Resistencia está fuera de discusión.

Tenemos, además, la importancia geoestratégica del departamento, de la ciudad, y los dos factores adicionales, la presencia del dinero del narcotráfico por un lado y la posibilidad de movilizar las poblaciones indígenas por el otro, que hacen que se había quedado tener lugar algún laboratorio para probar lo que están probando en esta ocasión, que es este ejercicio de caos y anarquía, pero muy bien organizado, pues eso tenía que ocurrir ahí en donde está ocurriendo en Valle y en Cali.

¿Es decir, que para usted los actos violentos en medio de las protestas es algo milimétricamente calculado. Pero, por quién o quienes los han planeado de esa manera?

La marcha estaba convocada, pero la participación en muchos casos masiva sin dudas es espontánea, por eso defiendo esa participación espontánea, esa protesta espontánea del 28 de abril. Me parece que uno no puede confundir lo que ocurrió ese día con lo que terminó pasando al final del día y en el resto desde entonces. Repito, lo que viene después son actos vandálicos, actos delincuenciales, y actos de violencia a través de los bloqueos, de ninguna manera se puede entender que sean espontáneos, son claramente organizados, necesitan una logística y la tienen y no se producen porque hay algunos que se levantan ese día pensando que lo mejor es bloquear, en absoluto, se definió con claridad cuáles eran los lugares donde tendrían que producirse los bloqueos, cómo tenían que producirse, cómo se tenía que reemplazar a aquellos que bloqueaban mientras que otros descansaban, qué era lo que necesitaban para mantenerse ahí y resistir la acción de la Fuerza Pública, evidentemente eso que ha ocurrido, repito, no es espontáneo, es organizado y sistemático.

Foto cortesía de Getty Images

Foto cortesía de Getty Images

¿Cree usted que fue una buena salida del Gobierno el convocar a las Fuerzas Militares para ejercer control en las calles ante los disturbios?

Porque era lo único que le quedaba al gobierno, y la Policía se vio claramente desbordada, necesitaba un apoyo y lo hicieron como en mi opinión tenían que hacerlo.Creo que la decisión fue correcta, le puede molestar a muchos, pero creo que era lo indispensable para ponerle freno a los actos vandálicos y delincuenciales y a los bloqueos. En efecto y lo han conseguido, por lo menos desde el domingo por la noche, el día lunes y martes en Cali.

En particular la situación es sustantivamente mejor la pregunta ¿Por cuánto tiempo? Yo sí creo que van a volver a intentar, repetir este esfuerzo lo que han hecho,  es una retirada táctica devolverse la retaguardia pero mi sospecha es que lo volverán a intentar y por eso estoy convencido que aquí tiene que haber una respuesta que trascienda el despeje de las vías. En mi opinión tiene que haber una acción combinada de la Policía y la Fiscalía para capturar y procesar judicialmente algunos de los que participan en estos bloqueos violentos y dar el mensaje de que no van a quedar en la impunidad este tipo de vías de hecho.

¿Cuál es su análisis de lo que hace la minga indígena, que salga a bloquear vías en contra de una Reforma Tributaria y que siempre expresan que viven en la pobreza, que siempre saltan a exigirle más al Gobierno?

 Las poblaciones indígenas no son esas poblaciones pobres que usted está describiendo, eso ya no corresponde con la realidad. Después de la constitución del 91 las poblaciones indígenas colombianas son poblaciones privilegiadas, mucho más que el resto de los colombianos. Cuando digo mucho más es mucho más. Por ejemplo son propietarios de amplios territorios en donde la libre circulación de los demás habitantes del país está altamente restringida.

Lo voy a plantear de otra manera. Los indígenas se pasean por cualquier parte del territorio nacional, pero si un ciudadano que no es indígena intenta ingresar a los resguardos inmediatamente es detenido. Segundo, tienen una jurisdicción un sistema judicial especializado para juzgar de acuerdo con sus normas las conductas que consideren incorrectas.

Le digo,  ese beneficios no lo tiene ningún otro colombiano, excepto ahora con las FARC.

Tercero, en materia de tierras los indígenas tienen en promedio siete veces más por cabeza que el resto de los colombianos. Ellos tienen 15,2 hectáreas por persona y el promedio en Colombia es de 2.3. De hecho controlan 28.9 millones de hectáreas, el 25.3% del total de toda la tierra en Colombia.Todo esto es mucho, pero muchísimo más que cualquier otra etnia, sin la menor duda son los grandes poseedores de tierra de Colombia. De manera que uno sostener que estos señores son pobrecitos no corresponde la realidad.

Hay algo adicional, que tiene que ver con que salgan a bloquear vías en contra de la Reforma Tributaria. Los indígenas no pagan impuestos, usted sí, la mayoría de los colombianos también, los indígenas no, ellos –insisto– no pagan impuestos.

Los indígenas no solo no pagan impuestos sino que además el Estado les trasfiere sumas millonarias año tras año, sin un control real sobre su gastos y esa plata que se transfiere es del presupuesto nacional, quién la pagamos ellos no porque no contribuyen.

Me parece que pobretear a las poblaciones indígenas es un gravísimo error y uno tiene que afirmar que la guardia indígena no tiene nada que hacer en el Valle del Cauca y en Cali, absolutamente nada.  Esa no es su jurisdicción de la guardia indígena, no tiene competencia dentro de su territorio, de sus resguardos. Ellos por fuera no tiene ninguna inherencia y cualquier acto dirigido a tratar de ejercer autoridad por fuera del resguardo es una abierta violación a la Constitución a la Ley a los derechos y libertades de los otros ciudadanos.

No hay que confundirse, no son pobrecitos y la presencia la guardia indígena tratando de cumplir funciones por fuera de sus resguardos es claramente inaceptable.

La minga indígena se enfrentó con los ciudadanos de Cali.

La minga indígena se enfrentó con los ciudadanos de Cali.

El país está siendo incendiado y el Gobierno no muestra a corto plazo una salida contundente. ¿Será el diálogo con los violentos la salida a la crisis?

  El diálogo es posible aunque creo que los espacios para discutir los temas de la política en una democracia están fundamentalmente en el Congreso y más en un Congreso como el nuestro en donde hay la representación de la mayoría de los colombianos.

En nuestro Congreso hay cristianos, hay liberales y conservadores,  Partido de la U, hay Colombia humana, Polo democrático –incluso–, 10 curules regaladas de las FARC.  Allá todos tienen representación política, menos los de las FARC. Todos pueden probar que fueron elegidos por unos ciudadanos que les dieron un mandato, que tienen un respaldo popular.

Entonces, la pregunta es ¿Cuál es el respaldo de los que salen a protestar? Porque es que hay que aclarar que los que protestan no tienen votos, no tienen representación en el Congreso.

Es decir, que con los que hay que pactar es con los que sí tienen voto, sí tienen representación en el congreso. De manera que creo que el diálogo es posible siempre y cuando se haga con los demócratas, con los que están en el estado derecho, con los que no han violado la ley.

Hago precisiones, que el país no puede seguir dialogando con quienes acuden a las vías de hecho,  con quienes violan la ley,  con quienes cometen actos de violencia.  Creo que ese ese camino no nos lleva a nada, bueno, además de dar un mensaje terrible de impunidad, de que esas conductas no tiene sanción e invita a repetirlas.

Insisto,  tiene que haber diálogo con quiénes son demócratas y están en el Estado Derecho y respetan la ley y son pacíficos y mano dura, lo digo con todas las letras, contra aquellos que violan la ley que cometen delitos graves,  que acuden a vandalismo, que bloquean las vías violentando el derecho de los demás.

Camionesta de la minga.

Los de la minga indígena llegaron a Cali a bordo de camionetas como estas. Algunas de la UNP.

En los videos que las personas subieron a las redes sociales se ve claramente que buena parte de la  población caleña rechaza la violencia,  el bloqueo,  la intervención de la minga indígena, que por cierto irrumpió a bordo de vehículos de la Unidad Nacional de Protección (UNP).

 Eso es inaceptable, claramente inaceptable. Creo que debe haber una investigación, de mal uso de los recursos públicos, con sanción para los responsables. Es que por eso estaban tapando las placas de los carros para que no se pudiera identificar con claridad de quiénes los tienen asignados. Pero es claramente un abuso de los bienes del Estado.

Ahora, no tengo la menor duda de que a bordo de esas camionetas también había traqueticos,  porque hay que decirlo y hay que decirlo abiertamente, el grueso de las etnias indígenas en Colombia se comporta de manera pacífica, respeta el Estado de Derecho, no delinque, pero en los resguardos del Cauca están plagados de marihuana y de coca luego, traquetos indígenas  también hay

En muchos medios solo se habla de la violencia en contra de los manifestantes, pero no se menciona la violencia contra el policía. Otros sectores dicen que se necesita que se mejore las condiciones de los miembros de la Fuerza Pública, que son los que están afrontando en las calles el vandalismo.

Yo creo que se requiere todo el apoyo de la ciudadanía para agradecer, para ser solidarios, para reconocer el enorme esfuerzo que esa Policía ha tratado de hacer. Casi 800 policías heridos, muchos más policías heridos que civiles. Veo a los policías muy temerosos para usar la fuerza.

Mire, aquí se cometen unas agresiones de palabra y de hecho contra los policías que en cualquier otra parte del mundo serían inaceptables y llevarían a muchos años de cárcel a sus responsables.  Aquí pasan en la impunidad.

Uno ve al policía indeciso al momento de actuar,  porque teme que las ONG de Derechos Humanos de algunos organismos de control los pueda acusar por exceso en el uso de la fuerza. Creo que lo que se necesita, repito, es la solidaridad, el apoyo y el cariño la ciudadanía con su fuerza pública. Además,  la decisión política del Gobierno de darle a esa fuerza pública las herramientas materiales y jurídicos para cumplir su tarea, de garantizar la convivencia tranquila de los ciudadanos y perseguir a los delincuentes que ponen en peligro la vida, la integridad física, la libertad y los derechos, incluyendo el derecho a la propiedad de los colombianos de bien.

 Creo que eso no se puede ser tolerable, de ninguna manera,  tales conductas violatorias de los Derechos de los policías. Es que atentan con frecuencia contra sus vidas y su integridad física. Lo absurdo es que aquellos que hacen esto no tengan sanción, no sean perseguidos y no sean reprimidos.

Creo, repito, necesitamos una acción coordinada entre la ciudadanía, el Gobierno y su Fuerza Pública, para procurar la paz que todos queremos.

Precisemos, entonces  ¿Usted está de acuerdo con la militarización de las ciudades en donde se ha perdido el control del orden público?

No,  yo creo que se necesita una presencia policial más fuerte, cumpliendo con las tareas que le corresponde y un apoyo militar cuando sea necesario.  El camino es el fortalecimiento de la fuerza policial, pero por supuesto, cuando esa fuerza policial se ve desbordada hay que tener asistencia militar.

ESMAD

Cortesía Getty Images

¿Para usted se necesita la participación del ESMAD en estos movimientos de protestas. En qué momento deben actuar?

Indispensable,  es que si uno no usa los policías que están preparados y formados para el control de las manifestaciones, del orden público, que no llevan armas de fuego, es a ellos a quienes  les corresponde esa tarea no al al patrullero. A ese patrullero no le prepararon para soportar los ataques de la protesta violenta. Ellos están preparados para hacer uso del arma de fuego cuando sus vidas están en riesgo. Entonces,  se necesita un ESMAD con las tanquetas, que usen los chorros de agua u otros elementos no letales que se necesiten  para disolver las manifestaciones cuando se desbordan o se realizan por fuera de lo que la ley permite.

¿Por qué los organismos del orden nacional e internacional, defensores de Derechos Humanos, han salido a cuestionar duramente a la Policía, se habla de exceso de la fuerza y hasta de una reforma a la Policía?

Desafortunadamente el grueso de los organismos no gubernamentales de Derechos Humanos y de los organismos internacionales de Derechos Humanos son tuertos y solo miran por el ojo izquierdo. No se preocupan por los soldados o los policías que son heridos o asesinados. Estos entes sólo se preocupan por los eventuales civiles que puedan sufrir algún tipo de daño como resultado la respuesta institucional y el uso de la fuerza por parte del Estado.  El deslegitimar a la Policía le sirve mucho a la izquierda, por supuesto, pero no hace ningún favor para asegurar que todos los colombianos –sin excepción– podamos disfrutar de nuestros Derechos y nuestras libertades sin el riesgo de la violencia.

Por último doctor Rafael Nieto, algún mensaje para los colombianos en medio de este momento de tensión.

Lo que hay que decirles a todos es que las protestas son legítimas en una democracia. La gente no tiene por qué estar obligada a apoyar las decisiones políticas del gobierno de turno y cuando no se está de acuerdo se tiene la posibilidad de salir marchar y protestar.  Eso es parte de los Derechos reconocidos en una sociedad democrática, el derecho a la reunión, a la manifestación, a la libre expresión y a oponerse a las políticas del Gobierno de turno. Hasta ahí todo perfecto, pero el paro y la protesta tiene unos límites.  El primero, la salud pública.

A mí de lo del 28 de abril (2021) lo que me preocupa, lo digo con mucha franqueza, es el impacto que va a tener en materia de salud pública, porque hubo aglomeraciones en medio de un tercer pico de la pandemia, los resultados los  vamos a ver en unos 10 o 15 días. Seguramente no en el grueso de los jóvenes, que han resultado relativamente inmunes al COVID-19 o cuando se enferman rara vez presentan síntomas graves, pero que muy probablemente van a terminar infectando a sus parientes, a sus padres, a sus tíos, a sus abuelos, y muchos de ellos terminarán en las Unidades de cuidados intensivos o desafortunadamente en los cementerios.

Hay un elemento que quiero poner sobre la mesa y es la contradicción que hay planteada entre aquellos que dicen que hay que salir a protestar por la crisis económica y la pobreza. De verdad hay alguien que crea que esta situación que estamos viviendo desde el 28 abril ayuda a que haya menos pobres y menos desempleo. Las consecuencias del paro y el bloqueo son exactamente las contrarias, las consecuencias son más a la quiebra de pequeños y medianos empresarios,  más el desabastecimiento. La inflación es el peor impuesto para los pobres. Por supuesto más desempleo y pobreza.

Hay que abrir los ojos y actuar con inteligencia, de salir a protestar y a marchar cuando sea indispensable, pero no podemos terminar haciéndonos más daño.

Esta entrevista la estaremos retrasmitiendo en nuestro canal de Youtube: EL HOME NOTICIAS.

 

 Redacción Política

Contáctenos al correo: elhomenoticias@gmail.com

 

 Sigue nuestras publicaciones en el Twitter @elhomenoticias

en nuestro canal de Youtube EL HOME NOTICIAS

también en Instagram @elhomenoticias

 

Leo Medina Jiménez
Leo Medina Jiménez
Editor general /El Home Noticias. Periodista.

4 Comments

  1. Myrian pachon murcia dice:

    Bien analizado y muy claro.

  2. […] por el abogado y exviceministro del Interior y de Justicia –hoy precandidato presidencial–, Rafael Nieto Loaiza, cuando ofreció a los colombianos un panorama de la situación del país, de cómo nos encontramos  y a qué se le puede atribuir la crisis social de los recientes […]

  3. cesar orlando leon gomez dice:

    LA PROCURADURIA EN COLOMBIA PRETENDE REVIVIR INVESTIGACIONES POR CASOS QUE A LA FECHA YA ESTAN PRESCRITOS/ Un golazo de la Procuraduría a los Colombianos? Un proyecto de reforma que nos venden aduciendo que es para que no queden impunes 12.000 casos contra funcionarios de eleccion popular, pero resulta que en el proyecto que tiene 62 páginas, vuelven trizas el Codigo General Disciplinario cuya aplicación apenas empieza a hacerse efectiva el proximo 1 de Julio de 2021, y regresa a aplicar nuevamente normas ya derogadas, entre otras cosas, en cuanto a la prescripción, engaña a los colombianos y a muchos investigados por hechos que supuestamente OCURRIERON hace mas de 5 años y POR TANTO A FECHA DE HOY YA ESTAN PRESCRITOS CONFORME LO CONTEMPLA EL ARTICULO 33 DE LA LEY 1952 DE 2019, pero la reforma vulnera las garantias a los procesados por que pretende se cuente el termino para prescripción a partir del auto de apertura y no de a fecha de ocurrencia de los hechos como lo establece dicha norma (para extender los terminos) y revive el termino para prescripción hasta 12 años. Es decir; investigaciones eternas sometiendo abusivamente a incertidumbre y desgaste a los disciplinados gracias a la lentitud de la Procuraduria, La falacia es que fingiendo no queden impunes casos de funcionarios de elección popular, perjudican a todos los demás funcionarios del Estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *