LAUDE FERNÁNDEZ.
 Escándalo por ‘chuzadas’: Se legalizan los allanamientos a la empresa Berkeley Research Group
6 septiembre, 2019
Camilo Sesto.
Murió Camilo Sesto,  de los más grandes cantantes en la décadas de los 70 y 80
8 septiembre, 2019

La maldita herencia que dejó Juan Manuel Santos y Óscar Naranjo Trujillo al país: territorios llenos de coca y violencia por este negocio

Juan Manuel Santos y Óscar Naranjo Trujillo.

Lo que le dejó el expresidente Juan Manuel Santos y su exvicepresidente Óscar Naranjo Trujillo fue un país desbordado de matas de Coca, con ello violencia y crecimiento de grupos delincuenciales.

La herencia que dejó Juan Manuel Santos y Óscar Naranjo Trujillo al país: territorios llenos de coca y violencia por este negocio

 

 

De 209.000 hectáreas sembradas de coca que dejó está nefasta pareja, el gobierno de Iván Duque ya logró arrancar un poco menos del 50 por ciento. Limpiando al país de este cultivo ilegal se le quita oxígeno a las bandas delincuenciales que se sostienen de este negocio, como las disidencias de las Farc y el Clan del Golfo.

 

 

 

POLÍTICA

Sábado, 7 de septiembre del 2019

El alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, lanzó una voz de aliento. En un reciente anuncio aseguró que en el país se han  erradicado desde el momento en que Iván Duque asumió la Presidencia de la República un total de 98.246 hectáreas de cultivo de hoja de coca.

Es apenas una parte, de la extensa herencia que dejó el cuestionado gobierno de Juan Manuel Santos y Óscar Naranjo Trujillo, que tuvieron fallidas políticas ante esta situación las que dejaron que los cultivos ganaran mucho más terreno.

La nociva herencia es que quedamos siendo el país con mayor producción de coca en el mundo, para el cierre del 2017 se llegó a 209.000 hectáreas sembradas y una producción aproximada de  921 toneladas métricas de la producción del alcaloide, según la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito.

No obstante, en una columna de Duque para el periódico The Washington Post, de Estados Unidos, del 3 de septiembre pasado, se refirió a más de 200.000 hectáreas para el 2018.  En su escrito hizo ver que antes –es decir sin estar Santos– se hablaba de solo 50.000 hectáreas labradas, lo que lleva a concluir que es responsabilidad de este objetado gobierno que se haya llegado a tanto.

 

Por su parte el Alto Comisionado para la Paz mencionó, además, el esfuerzo que está haciendo el actual mandato aumentando los grupos manuales de erradicación, dice que se pasó de “24 grupos en agosto del 2018 a 100 en el 2019”, sin embargo, hay que aumentar la ofensiva, porque sigue siendo insuficiente ante tanta tierra plantada.

 

El Gobierno habla que se evitó que siguiera la tendencia de aumento, que como iba estuvo a punto de llevarnos hasta el tope en cultivos ilícitos.

 

Juan Manuel Santos y Óscar Naranjo.

La diferencia de estas cifras, de lo que dejó el anterior Gobierno, faltan por erradicar 110.753 hectáreas sembradas con matas de coca en Colombia.

 

De las 209.000 hectáreas que dejó Santos –Naranjo, los equipos manuales arrancaron solo 83.143. Se conocieron otras cifras y es que con el Programa Nacional de Sustitución Integral de Cultivos Ilícitos (PNIS) se erradicaron 11.411 hectáreas y con el plan de Formalizar para Sustituir 3.693.

Si hacemos las cuentas, el resultado es que no se ha alcanzado el 50 por ciento del vasto territorio cultivado, solo se arrancaron 98.247, quedando en producción 110.753.

Lo único cierto es que los productores de cocaína continuarán pegando sus matas en otros territorios, la llamada resiembra, es decir, que mientras el Gobierno arranca lo que hay estos están regando semilla en otros lados. Claro está, aseguró Ceballos, que esta labor no pasa del 60 por ciento de lo que se hacía cuando Óscar Naranjo Trujillo afrontaba la situación en nombre de su gobierno.

El panorama no se debe analizar como una situación aislada, desde el punto de vista de la producción, hay que observar las consecuencias de ese círculo perverso: más violencia en los territorios en donde se mantiene la siembra, siendo así sigue habiendo más gasolina para el sostenimiento de las organizaciones delincuenciales y de paso más muertos por la hegemonía.

Bueno, hay algo más,  y es que el pasado 9 de agosto el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, certificó a Colombia por el esfuerzo que se viene haciendo  de reducir los altos niveles de cultivo y la producción de cocaína, por salir de la herencia maldita.

Redacción Política

Escríbenos a nuestro correo:

saladeredaccion@elhomenoticias.com

 

 

Síguenos en Twitter en  @elhomenoticias

 

#herenciamalditadeSantos-Naranjo

Leo Medina Jiménez
Leo Medina Jiménez
Editor general /El Home Noticias. Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *