Philippe Laurent Cavailles Jerome
Asesinato de un ingeniero francés, experto en temas de Defensa, deja mal plantada la seguridad en Bogotá
4 diciembre, 2019
Búnker de la Fiscalía General de la Nación en Bogotá.
Corte suprema de Justicia realiza audiencia para elegir al fiscal general
5 diciembre, 2019

‘Salvados por la campana’: la Prima Navideña en Colombia. Columna del abogado Jorge Iván Mina Lasso

El espíritu de la Navidad se confunde con las protestas. La mayoría de los colombianos aspiran a vivir un cierre de año sin bloqueos ni vandalismos, en paz.

‘Salvados por la campana’: la Prima Navideña en Colombia

 

 

 

Aún No se entiende cómo no hay respeto por la temporada Decembrina, donde se busca la armonía, el recogimiento familiar y la esperanza renaciente de la llegada del Redentor: el Divino Niño Jesús.

 

 Opinión

 

Jorge Iván Mina Lasso.

Por Jorge Iván Mina Lasso

Abogado Consultor

 

 

 

Miércoles, 4 de diciembre del 2019

 

En esta época del año es cuando se promueve o se revive el llamado a toda la comunidad Cristiana, no sólo de Colombia sino del Mundo para el diálogo, el perdón y la armonía, dejando de lado egoísmos, recordando de dónde venimos y donde nacimos, para celebrar en familia el cierre del año y la fe de recibir el nuevo año con más optimismo, pero en especial con esperanza y fe en un solo Dios,  dueño único del cielo y la Tierra.

En ese contexto, nuestra querida Colombia vive un ambiente de incertidumbre con un ‘paro nacional’ que ha degenerado en protestas filtradas por vándalos y violentos, con resultados más graves para la economía, y en especial en esta época del año, donde en el comercio comienza a tener reacciones de la gente que quiere trabajar y servir con sus productos de temporada. Una inmensa mayoría de padres de familia buscan hacer sus compras para los hijos , amigos y familiares .

En Soledad, Atlántico, ya vimos el ejemplo de los comerciantes, que salieron a las calles para frenar los bloqueos desbordados y defender sus locales (el 29 de noviembre del 2019). Este martes un conglomerado fuerte de la conocida zona de San Victorino en Bogotá, hizo un llamado para que se respete su trabajo y esa protesta no desborde en violencia y permita la libre movilización de una inmensa mayoría de mujeres y hombres cabeza de familia que quieren despedir el año en paz y armonía con las compras Navideñas.

Seguramente hay razones justificadas para protestar y dentro de la legalidad se llama ahora un ‘paro nacional’, convocado por las centrales obreras, Fecode, y otros gremios del trabajo, por el que el gobierno conformó unas ‘mesas del diálogo’ y el presidente Iván Duque dispuesto a escucharlos.

“Lo que no se entiende es la posición radicalizada de los dirigentes del ‘paro’, que no representa, además, a la mayoría de los colombianos”.

El Gobierno está garantizando el derecho a la protesta y hasta el Alcalde de Bogotá suspendió los trabajos de arreglos navideños del Centro de la ciudad para permitir este miércoles la llegada a la Plaza de Bolívar de los manifestantes, que no quieren seguir el diálogo directo con el mandatario de los colombianos y dejan un mal mensaje, al no dar ejemplo de cordura y sensatez para construir las propuestas y obtener un acuerdo que beneficie todas las partes.

‘Salvados por la campana’, tenemos una inmensa mayoría la llamada prima de Navidad, pero sólo pedimos que nos dejen movilizar porque en la mayoría de las ciudades el tráfico vehicular afectado y hasta el transporte urbano reducido en medio del ambiente de incertidumbre y hasta existe el temor, de pensar en no terminar atrapados en medio de los desórdenes y hasta la acción violenta de unos desadaptados que en anteriores casos destruyeron hasta las estaciones del TransMilenio.

DESCATADO COLUMNA DE JORGE IVÁN MINA LASSO

Este miércoles tendremos solo perdedores, en especial si se tiene en cuenta el comunicado del Jefe del Departamento Administrativo de la Presidencia, Diego Molano, que previo a la Jornada de protestas se levantó la mesa de negociación, donde se advierte que el Gobierno ha cumplido en varios puntos; sin embargo, hay ‘líneas rojas’ en la que no se cede, como es el caso del desmonte del Escuadrón Antidisturbios de la Policía (ESMAD).

 

Es claro que no se puede negociar la legitimidad de la Fuerza Pública, al igual hay otros temas que son imposibles de consolidar, como la implementación total del de los ‘Acuerdos de la Habana’.

Lo que no es entendible es que centrales obreras, Fecode y demás, terminen manipulados sobre unas propuestas que no son de su resorte y en buena hora el Gobierno está informando cómo su prioridad sigue siendo la entrega del presupuesto de la Educación y al mismo tiempo optimista para lograr consenso en el nuevo Salario Mínimo, que no hicieron administraciones anteriores.

No se puede seguir engañando a través de las redes a la juventud y al pueblo colombiano con mentiras detrás de la persistencia de unas marchas sin dialogar y de no mantener disposición abierta para el diálogo directo.

Uno de los grandes perdedores en estas jornadas de protestas, será la ‘izquierda radical’ y en especial el excandidato presidencial Gustavo Petro, pues no se les perdonará por el comercio el haber impulsado una jornada de ‘paro’ en la época Decembrina, en la que los comerciantes prevén hacer sus mayores ventas del año, y que se ven afectados.

Sin contar, con el traumatismo que podría ocasionar la parálisis de la Rama Judicial, el gremio de abogados también afectado, pero en la que muchos ciudadanos esperan terminar este año con libertades y reclamar sus títulos judiciales y no una parálisis, que sería caótica en esta fecha.

 

El sector turismo también se está viendo golpeado, pues ya se conocen de cancelación de reservas de turistas que quisieron visitar nuestro país. Para este período Bogotá y otras grandes ciudades del país se preparan a recibir de los periodos más altos de visitas de turistas. Pero, ante la persistencia de estas marchas ya se escucha que los visitantes suprimen su destino a Colombia por miedo y ante la amenaza de un colapso general.

Es también lamentable el inconformismo de los mismos miembros de la Fuerza Pública, que ya superan más de 14 días en acuartelamiento de primer grado, con suspensión de vacaciones y de retiros, los que marcarán sus vidas,  pero aun así,  respaldan con su sacrificio al Gobierno, las instituciones y en especial, la seguridad de sus compatriotas.

Otros obstáculos serán los que le han puesto al alumbrado Navideño que se encuentran retrasado y que sería el justificante para un ¡No! rotundo a utilizar la carrera Séptima y la Plaza de Bolívar, pues en ese punto se conjugan los derechos a la protesta y los derechos al disfrute de una tradición Navideña y hasta el espectáculo de caminar en familia.

 

Será el Gobierno Nacional el gran ganador de estas protestas, ya que el mismo pueblo sabe evaluar quienes son los radicales, y hasta oportunistas políticos, pues el ofrecimiento del Presidente Duque, de abordar el diálogo directo nacional con los líderes de las protestas es claro.

Ahora, se pone en juego la representación política de los partidos y las regiones, con la responsabilidad de los nuevos Alcaldes y Gobernadores en las que con sus acostumbrados cabezazos no ha dado puntada sin dedal, en materia de educación, en reducción de la corrupción, en la supresión de la mermelada, en la destinación de importantes recursos para las vías terciarias, lo que impactaría importante sectores agro-industriales y agropecuarios, disminución del desempleo rural, entre otros aspectos de gran avance para nuestra querida y sufrida Colombia. Todo esto mermará la presión del llamado ‘paro Nacional’.

Ahora estos enardecidos protestantes tendrán que definir si concilian con los comerciantes, que son los más perjudicados y que se oponen a una prolongación del ‘paro’, que no es paro, pues los sectores económicos y los medios de producción, el transporte público se encuentra en marcha.

Hay que tener en cuenta que los empresarios se encuentran cerrando balance del año, y que las pequeñas y medianas empresas podrían tambalear en el pago de las prestaciones económicas de fin de año, tales como la misma Prima Navideña.

Todos los colombianos de bien, sólo esperamos ahora que nos salve la campana  de la dulce y bella Navidad y esperamos que el 2020 sea un año mejor, con el respeto a las instituciones, a la democracia y la vida laboral.

 

Jorge Iván Mina Lasso

Columnista invitado de EL HOME NOTICIAS

elhomenoticias@gmail.com

 

Síguenos en Twitter en @elhomenoticias

Leo Medina Jiménez
Leo Medina Jiménez
Editor general /El Home Noticias. Periodista.

1 Comment

  1. Mónica dice:

    Así es doctor Mina, la economía del país a raíz del paro nacional es la más afectada, pues las pérdidas alcanzan billones de pesos, así las marchas sean pacificas la gente no sale a comprar por el miedo que en cualquier momento se vuelva caótico y lo mismo los comerciantes cierran porque piensan en los vándalos, ojalá este mes sirva para recuperar lo perdido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *