El segundo tanto llegó nuevamente por que el que asistió en el primero, Mason Mount, con  asistencia de Christian Pullisic
Chelsea ganó su juego ante el Real Madrid y es finalista de la Champions por tercera vez en su historia
5 mayo, 2021
ONU advierte que debido a la crisis climática el planeta está “al borde del abismo”
6 mayo, 2021

Días de terror en Colombia, demencia o barbarie de cavernícolas: opinión del abogado José Yecid Moreno Bernal

Vandalismo

En Cali, una de las ciudades con mayor afectación por el vandalismo durante las protestas, uno de los buses del Sistema MÍO fue incendiado.

Días de terror en Colombia, demencia o barbarie de cavernícolas

Duele más ver cómo el país ahora se recargó muy gravemente en contra de los héroes de la Policía Nacional, que, sin importar su integridad, vida personal, familiar, los dejaron a merced de los vándalos, olvidando que cuando se ha necesitado de estos hombres ahí siempre han estado.

 OPINIÓN

Jueves, 6 de mayo del 2021

 

Por: José Yecid Moreno Bernal

Abogado

Magíster en Derecho Público y Administrativo

Especializado en Derecho Administrativo, disciplinario

(Procesos ante entes del Estado, Procuraduría, Contraloría).

 

Ante días tan aciagos que se viven en nuestro país, Colombia, jamás pensé llegar a ser testigo de ciertas expresiones de la ciudadanía, ante la expedición de una Reforma Tributaria.

Es por ello, que decido compartir con ustedes de esas posiciones que se escucharon en los medios de comunicación por políticos, marchantes, dirigentes de centrales de trabajadores, profesores, ciudadanos en general.

Efectivamente, los ciudadanos mostraron su desacuerdo con la expedición de tales normas, una posición respetable y que comparto, ante momentos de pandemia, que trajo necesidades en los hogares, perdida del empleo de un número importante de la población, en fin, se unió la enfermedad que ataca a todos en el mundo con el inconformismo.

Se notaron, entonces, voces de agitadores profesionales mientras se instrumentalizó a un sector de la ciudadanía, sobre todo la más joven, para que salieran a las calles a ejercer la violencia en contra del supuesto enemigo,  el Estado.

Como en las guerras del medioevo se aprovechó de estos disturbios demenciales para entonces acabar con la propiedad privada, ‘tierra arrasada’, el comercio en general fue objeto de hurtos, al punto de limpiar por completo las estanterías de supermercados, se quemaron sedes bancarias, establecimientos estatales, hoteles.

Como si fuera poco fueron neutralizadas varias ciudades, en cuanto a la movilidad. Lo más dramático, que se aprovechó de la situación para quitarle la vida a jóvenes ciudadanos, no permitir que un bebe naciera, todo por la irracionabilidad de impedir el paso a una misión médica.

Ahí no terminan los daños: bombardearon las unidades de Policía, hirieron a miembros de la institución, más aun,  tratar de quemar vivos policías indefensos que estaban cumpliendo con su deber patrio. Es que quedaron a merced  de cantidad de desadaptados armados con químicos, ácidos, bombas incendiarias, con armas no convencionales, el total irrespeto a los Derechos Humanos.  En medio de esta barbarie terminaron con la vida  de un oficial de la Policía de una manera desilusionante.

Ante estos hechos hago la siguiente disertación, que al igual que en los tiempos tenebrosos del narcotráfico,  cuando se produjo el holocausto del Palacio de Justicia, notamos como los políticos se desconectaron de la realidad, no intervinieron oportunamente, más aún, el Ministerio Público y la Justicia brillo por su ausencia.

Eso sí, no puedo callarlo,  se descargaron de todas sus responsabilidades sobre una sola institución, la Policía Nacional, quien colocó buena parte de los muertos, los heridos, además de la lamentable perdida en la infraestructura.

En este escenario sombrío no olvidaremos el desasosiego de  nuestros valientes policías que han sido testigos en medio de toda esta catástrofe que entidades del orden nacional e internacional, gubernamentales o no, propusieron que esta entidad heroica desapareciera.

Uno se pregunta ¿Cómo así? Pues claro, manipulados por las redes sociales de grupos al margen de la ley que mostraron la foto parcial de lo ocurrido.

La historia se repite, pero no se pueden revivir los errores del pasado. Debe entonces producirse acciones judiciales contundentes ante los graves hechos por la Fiscalía, Procuraduría, CIDH y otros entes, en contra de esos criminales que procuraron acabar con la tranquilidad del país.

Es que deben judicializarse, con todo el rigor de la ley,  a los bandidos que hicieron de las suyas ante el silencio de las autoridades legalmente constituidas, esas que no actuaron las que también deber ser investigadas.

No podemos olvidar que esos que no procedieron, siendo su deber, totalmente desprendido de orientaciones políticas son responsables por omisión.

Se hizo evidente que estos personajes, elegidos por el voto popular, cerraron sus ojos y dejaron que pasara lo que pasara con el ítem de que en una manifestación sus protagonistas puede hacer lo que les plazca, que ante ellos no existe el Estado Social de Derecho, el que se creerá por lo ocurrido que es solo aplicable para unos pocos.

Duele más ver cómo el país ahora se recargó muy gravemente en contra de los héroes de la Policía Nacional, que, sin importar su integridad, vida personal, familiar, los dejaron a merced de los vándalos; olvidando que cuando se ha necesitado de estos hombres ahí siempre han estado.

Aun a pesar del repudio colectivo estos han seguido ahí, cumpliendo con el deber, porque no pueden fallar al juramento que hicieron de ‘llegar hasta el sacrificio y así lo han hecho.

Este valiente acto, de los para algunas ocasiones llamados ‘héroes de la Patria, deberían –después de que regrese la mansedumbre de las aguas– compensarles con una situación más favorable, primero reintegrándole su honor, después remunerándolos mejor, reconociéndoles su labor. Aun así, quedaríamos en  deuda con estos servidores públicos vituperados.

Por el otro lado el país, entonces, debería tener un cambio que debe empezar con el mejoramiento del  comportamiento ciudadano. Ahora, en lo social –en lo que le toca al Estado,  que en verdad se garantice la educación, la formación profesional. Eso sí,  la justicia debe ser más efectiva, porque dejemos de vainas la Fiscalía hoy por hoy solamente le reconoce derechos a los bandidos y ahora en medio de este caos brilla por su ausencia.

Se deben hacer otros cambios de altísima cirugía, volver a como estábamos en el pasado, cuando había un senador por cada territorio, sin los honorables representantes, que poco aportan.

 Por el lado de la Justicia las cortes también debería reducirse a una sola, mejorar los juzgados con personal capacitado de carrera y tecnología, centros carcelarios que sean resocializadores.

De paso, se deben eliminar ministerios, secretarias, alcaldías, gobernaciones. Para que esto mejore se debe capacitar la mano de obra colombiana y abrir oportunidades justas en lo laboral, en fin, llegó la hora de  hacer una reforma política efectiva del Estado.

Después de estos tiempos difíciles, que sé que serán superados, porque tenemos una Patria valiente, para renacer de todo este desastre mundial y político, sin ignorar que las cosas podrían salirse de control, todos debemos aportar para un cambio urgente sin violencia, sin actos vandálicos y demenciales.

Lo que está sucediendo es un campanazo de alerta, que nos llama a actuar pronto y con eficiencia ante el inconformismo social por la desigualdad, la corrupción, el despilfarro de los recursos públicos, la falta metas personales y hasta familiares. No se debe aplazar la reorganización de las entidades del Estado, que cumplan para lo que fueron creadas,  que verdaderamente eficaces, que no sean fortines políticos, que no solo hagan parte de su nómina aquellos que están en la rosca  política.

Todo esto es la realidad que estamos viviendo, es lo que está pasando estimados lectores. Ante lo que está ante nuestra vista no podemos ser ciegos, sordos ni mudos. Hay que escuchar el clamor general.  Llegó la hora de actuar para construir una Patria mejor, más equitativa.

José Yecid Moreno Bernal

Abogado: Derecho de Familia (sucesiones, divorcios).
Derechos Humanos y DIH (demandas CIDH)

Columnista invitado de EL HOME NOTICIAS

Contáctenos al correo: elhomenoticias@gmail.com

Sigue nuestras publicaciones en el Twitter @elhomenoticias

en nuestro canal de Youtube EL HOME NOTICIAS

también en Instagram @elhomenoticias

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, confirmó que Nicolás Maduro tiene injerencia económica en los disturbios en Colombia

Leo Medina Jiménez
Leo Medina Jiménez
Editor general /El Home Noticias. Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *