La Esperanza
Los desplazados de la finca ‘La Esperanza’ en el Cesar serán indemnizados con más de 2.000 millones de pesos
25 julio, 2020
En Portugal inventan máscara que neutraliza el coronavirus
25 julio, 2020

‘La Dirección de Sanidad de la Policía Nacional, en el Atlántico, nos está dejando morir de coronavirus’. Columna de opinión del abogado Daniel Santos Carrillo

Los pensionados de la Policía haciendo una velatón frente a un centro asistencial de la Institución en el Atlántico.

‘La Dirección de Sanidad de la Policía Nacional, en el Atlántico, nos está dejando morir de coronavirus’

 

OPINIÓN

Sábado, 25 de julio del 2020

 

Daniel Santos Carrillo.

El panorama que nos muestra el departamento del Atlántico y Barranquilla, su capital, es poco alentador. Se está hablando de 29.592 casos confirmados y una elevada cifra de personas fallecidas, de 2.332 muertos, dice reciente informe de las entidades de Salud.

Parece una pesadilla, un verdadero drama para miles de familias. De aquellas que no volverán a ver a sus seres queridos.  Entre las que más han sufrido el rigor del silencioso y mortífero virus están las de los pensionados de la Policía, y por qué no decirlo, también las del personal activo, la de los uniformados de esta institución, que han puesto su alta cuota de sacrificio.

Es necesario hablar de la desazón, de la que extrañamente no han podido despertar los veteranos de la Patria que en el pasado y desde la Policía Nacional, salvaguardaron vidas, honra y bienes, como también contribuyeron a condiciones de garantía para derechos y libertades públicas, de una convivencia pacífica para todos en Colombia.

Nos duele el tener que nombrar a esas víctimas irreparables, la identidad de los pensionados y uniformados de la Policía en la región del Caribe, que queriendo vivir perdieron la batalla con el coronavirus:

Ceferino José Montes Genes, su esposa Jacqueline Oscaris Montes Ramírez; Dagoberto García; César William Rivera; Arturo Hernández Caicedo; Medardo Patiño; Saulo José Sánchez González; Efraín Altamar Pacheco; José Elías Iglesias; Neftalí Arévalo Flórez; Víctor Díaz Sánchez; Ramón Guardo; Julio Navarro; Adalberto Torres Giraldo; Jesús mejía, Juan Barrios Polo; Orlando Alvear;  Raimundo Llanos Vásquez;  Ibrainer Meza Ruiz; Nicolás Reales; patrullero Yeimer Ávila Redondo; patrullero Fernando padilla; intendente Rubén de Ávila silva; intendente Erick Jesús Jiménez Rambao; subcomisario Édgar Rangel Pinto… Descansen en paz.

Son los sacrificados, que sobrevienen de un Subsistema de Salud de la Policía Nacional que no ha estado a la altura de las circunstancias.

Los usuarios de la Salud en la Policía en el Atlántico se sienten desprotegidos, desatendidos, cansados de tantas quejas y tutelas.

Ahora levantan sus voces. Hubo recientemente un plantón pacífico, reclamando que se mejore el servicio del Departamento de Sanidad de la Policía en esta parte del país.

Me encuentro con un comunicado, que los pensionados se están preparando para el próximo 27 de julio 2020 a recorrer las calles con una caravana vehicular. Es, no cabe duda, una protesta pacífica ante la cantidad de muertos que se atribuyen a la mala gestión de la Clínica Regional Caribe de la Policía y a la Clínica de la Costa en Barranquilla.

  • Los policías y sus familias están cansados de denunciar mala atención, negligentes y deshumanizadas. Lo vamos a decir en  términos de los especialistas de la ciencia médica: “Accionar semiológico y propedéutico desajustado a condiciones epidemiológicas de la población de usuarios del régimen especial de la Fuerza Pública”.  Una terapéutica que riñe con la lex artis y la ausencia de un criterio técnico científico en los elementos corpóreos y extracorpóreos.

Todo esto qué quiere decir: que se adolece de las prácticas médicas adecuadas para tratar a los enfermos contagiados con el COVID-19, la falta de especialistas, de conocedores de una realidad trágica.

En este escenario incierto es la generalidad que hoy afrontan  pensionados y sus familiares: el abandono de la atención, la falta de medicamentos y las remisiones tardías desde la Clínica Regional Caribe de la Policía a las Unidades de Cuidados Intensivos de la Clínica de la Costa.

 

Cuando los pacientes son trasladados de una unidad médica a otra es porque están en demasía graves, es que van moribundos, y los reciben para después pasarlos a la morgue sin ningún acompañamiento institucional. Suena fuerte, pero es la triste e inhumana realidad.

Es grave esto. Se está hablando del “secuestro de las cenizas”, las que podrían recibir los deudos siempre y cuando hagan el pago de 2 millones de pesos. Dinero que sabemos, es reunido por medio de colectas y préstamos.

Pero todo este panorama lúgubre, de historia de terror, es inherente a las deficiencias del sistema de Salud a nivel estatal ¿Cierto?

Pero que salgan y den explicaciones los culpables de semejante desacierto institucional. Cuál es el grado de responsabilidad en estas deficiencias administrativas de los que tienen el manejo del Subsistema de Salud en la Policía Nacional.  ¿Qué tan responsable es el general Óscar Atehortúa Duque, director de la Policía, o la brigadier general Juliette Giomar Kure Parra, de la Dirección de Sanidad?

Para los policías del servicio activo y pensionados, los usuarios en el Atlántico, también están comprometidos en tales competencias la Regional de Aseguramiento en Salud número Ocho,  a cargo del señor teniente coronel Carlos Enrique Sánchez Flórez;  el establecimiento sanitario policial, Clínica Regional Caribe de la Policía, regida por el capitán Johon Santander Hernández Herrera  y su Unidad Prestadora de Salud (UPRES Atlántico)  en cabeza de la mayor  Paola Rodríguez Serrano.

De este escenario tan lamentable se conocen audios, videos, llamadas telefónicas. Los pensionados que denuncian aseguran que se deja a la suerte la recuperación del paciente, sin una oportuna atención médica. Jurídicamente se podría estar tipificando un homicidio culposo, por las flagrantes omisiones.

En una anterior columna a través de EL HOME NOTICIAS habíamos alertado de las deficiencias en el Sistema de Salud de la Policía.

 

Los testimonios

 Tuvimos la oportunidad de escuchar el audio que publicó por redes sociales el pensionado Caleb José Arrieta Arenas. Se dirige al teniente coronel Carlos Sánchez Flórez. Le solicita que se active el cerco epidemiológico familiar. Asegura que pagó los gastos de la prueba que resultó positivo para COVID-19. Esto después de una dispendiosa espera.

 “Debido a las negligencias de la Dirección de Sanidad y de parte suya le solicito nuevamente que se haga la prueba a mi hija, a mí y mi señora. Me parece de que es violación a nuestros derechos, que nosotros en esta pandemia tengamos que salir infectados con el virus e ir allá a la Clínica (…) Nos están dejando morir. Diariamente están muriendo de tres y cuatro activos y pensionados. Así que le estoy solicitando de manera respetuosa que me vengan a hacer la prueba”.

Otro caso es el de Henry Buelvas Acosta, también positivo para COVID-19. Tuvo que ir a la Clínica de la Policía, que ni hablando personalmente con el oficial, jefe regional, logró la debida atención, de recibir sus medicamentos y la vigilancia epidemiológica, denunció a través de un audio:

“Personalmente me toco ir allá a buscar los medicamentos (…) No ha llegado un médico a verme, pasarme revista o ver como estoy. Ese teléfono no lo cogen. Esa línea no la coge nadie está obsoleta”, dice en la grabación.

Tampoco se tuvo en cuenta el clamor del hijo y su madre, que ya habían perdido a la cabeza del hogar por COVID-19.  Todavía están esperando que les hagan las pruebas.

 

“Mi nombre es Raúl Enrique Herrera Giraldo. Soy hijo del agente pensionado Jhonny Enrique Herrera Coronado, quien falleció el 2 de julio del 2020,  paciente positivo de COVID-19. Las dos últimas personas que tuvieron contacto con él fue mi señora madre, María Eugenia Giraldo Correa,  desde el 2 de julio que falleció mi papá nos estuvimos comunicando con las  líneas Covid que nos habían proporcionado y nunca hay respuesta (…) No hemos recibido ningún acompañamiento desde que falleció mi papa, ningún cerco epidemiológico (…) Entonces, espero que con este audio podamos ser escuchado”.

El caso más lamentable es el de Henry Donado Travecedo, su esposa y sus pequeños bebés, con la clara evidencia de la sintomatología para COVID-19 se comunicaron con la  Directora de Sanidad, general Kure Parra, quien ordenó la atención oportuna, esta fue desatendida por el Jefe Regional.

“Estamos presentando en días pasados fiebre, tos y dolor corporal, tenemos dos niños menores (…) Posibilidad de prueba, imposible”.

Parece increíble, pero todo  esto ocurre en los servicios de salud en la Policía en el Atlántico, donde las fallas trascienden al conocimiento público. Están tratando de ocultar  una realidad por medio de un ‘pasquín’, total mentiroso.

 

Lo peor es que buscan estigmatizar a aquellos usuarios que promueven acciones de tutela, una clara afectación a derechos fundamentales. Se conoce de mensajes intimidatorios  en los que se insinúa una “desafiliación de hecho” del Subsistema de Salud.

Esta es la antítesis de las comunicaciones estratégicas, elaborando y publicando un comunicado que se distancia de la verdad de esos múltiples fallecimientos.

Por último, le hago un llamado al señor general Óscar Atehortúa Duque y a la señora brigadier general Juliette Kure Parra,  que se debe garantizar la calidad del servicio y evitar fracturas en el derecho fundamental a la salud.  A esos Guardianes del Orden, a los trabajadores de la salud y  a los veteranos de la Policía Nacional.

Mi sentido pesar y solidaridad. Pido fortaleza a las familias que hoy lloran a sus héroes fallecidos.

 

Columnista invitado por el HOME NOTICIAS

Daniel Santos Carrillo

Abogado constitucionalista y administrativista

Contáctanos al correo: elhomenoticias@gmail.com

Sigue nuestras publicaciones en el Twitter @elhomenoticias

nuestro canal de Youtube EL HOME NOTICIAS

 

Leo Medina Jiménez
Leo Medina Jiménez
Editor general /El Home Noticias. Periodista.

13 Comments

  1. Isaias reyes dice:

    Estos errores se deben en gran medida a los nombramientos q el señor director de la policia ha hecho desde la Directora de sanidad quien debería por los hechos de la escuela general Santander ya haber salido de la institución, En el hospital central el Director CR LOPEZ Dales es Administrador agropecuario, situaciones estás q indican nombramientos de personas q desconocen la complejidad hospitalaria, sin duda en el Atlántico debe estar nombrado otro profesional q no tiene nada q ver con el sector salud, desconocen como funciona un hospital y mucho menos saben lo q se requiere para una crisis como la actual? Debería investigarse el porq de estos nombramientos ?

  2. Henry dice:

    Todo esto ocurre en nuestra querida clinica regional #8 Barranquilla, llevo esperando mas de 23 dias que notifiquen el resultado de mi hija de 14 meses, ya que todo mi nucleo notificado positivo, recomendaciones de una medico por teléfono, en dos llamadas si se sienten muy mal acudan a urgencias, medicos que no tienen sentido de pertenencia con su trabajo, o mal manejo de personal atencion covib positivo, pacientes con asma y enfermedad lupos, mas diagnóstico huerfano, cero medicamentos, por eso nos estamos muriendo.

  3. Edwin quintana dice:

    Doctor santos toda verdad de nuestra situacion actual en nuestra institucion desde hace muchos años de mal en peor y ante esta pandemia fue lo peor muchos compañeros fallecidos muy triste sus partidas esto por no contar con prontitud con elemento hospitalarios ante una crisis como la actual solo queda esperar que algun dia estas dependencias y mas la de la salud sean administradas por personas conosedoras del tema .gracias Doctor santos por estar siempre de nuestro lado luchando por nuestra institucion GRACIAS

  4. Manuel Guillermo melo dice:

    No solo en Barranquilla . Estuve en esas benditas carpas en urgencias del hocen . Experiencia muy mala desde el personal médico solo unas dos enfermeras muy amables el resto ni hablar. Molestan porque le entren una cobija por bioseguridad ,pero le toca salir uno con suero y todo a unas baterías sanitarias a unos 50 metros vueltas una nada. Gracias a Dios renuncie a ese tratamiento pedí salida voluntaria me interne en una clínica particular y Gracias a la voluntad de mi Dios ya supere el Covid . Quien sabe que sería de mi vida si hubiera seguido en esas carpas en condiciones muy malas.

  5. Miguel Antonio Arroyo Guevara dice:

    Es sumamente lamentable la situación que estamos viviendo los componentes de la población de la reserva activa y personal activo y familiares de la Policía Nacional con el pésimo servicio de salud que presta la clínica regional 8, estamos abandonados al extremo por administradores egoístas e incapaces de cumplir con sus deberes profesionales. Lo más senseruble es el privilegio inaceptable de todo esto es que a los señores oficiales y sus familiares los atienden oportunamente y en clínicas más especializadas, siendo que el derecho a un buen servicio no es de jerarquía oficialistas es de todos. como ha estado sucediendo especialmente en estos momentos difíciles por la pandemia. No deseamos la muerte de un ser humano por supuesto, pero la gran pregunta porque no hay fallecimiento de parte de los oficiales y su familia? Ah porque ellos si pueden ser bien atendidos oportuna y eficazmente con los recursos que son todos en clínicas de alto nivel como es el caso de Porto Azul de Barranquilla. Esto tiene que cambiar, exigimos respuestas inmediatas y contundentes a nuestra problemática señores general Atertúa, y a la directora de Sanidad nacional l. Oremos al Señor por nuestros compañeros fallecidos y por el restablecimiento de la salud de los están enfermos. Dios y Patria.

  6. Arnaldo Escorcia dice:

    Y lo peor, no tenemos la posibilidad de acceder a otras opciones en materia de salud. Estamos condenados a morir en nuestro paupérrimo y obsoleto sistema. Dios nos ampare

  7. Arnaldo Escorcia dice:

    Muchas gracias al Dr. Daniel Santos por su lucha permanente en defensa de los intereses del personal retirado y activo de la Policía Nacional de Colombia.

  8. Adalbero Rodriguez Quintero dice:

    Indudablemente tras de mal en peor, la crisis mundial cayó como anillo al dedo al siniestro grupo que manejan de manera pareciera que perpetúa la clinica Regional Caribe, cambian el rey de director pero quedan los peones haciendo los mismos movimientos y estrategias amañada que hoy se ve reflejada en la más miserable forma de desatención a los casos, no solo eso se observa una atención discriminada, usted nunca encontrará a un oficial luchando por sus derechos en salud, sencillamente porque tienen una línea paralela, donde en efecto les prestan los mejores servicios y les brindan calidad a diferencia de los grados subalternos entendiéndose desde nivel ejecutivo hacia abajo. Ya debería entrar una autoridad ajena a la institución a investigar contratos y toda suerte de procedimientos en el interior de esa morgue clínica, averiguar de dónde escogen a sus directores, pareciera que quien está ahora, de director sabe más de operativos públicos, porque ni de operaciones psicológicas que es lo mínimo debería demostrar un oficial, lo demuestra ese director, quien sabe de que forma los escogen o es que ya vienen con unas consignas para seguir tapando la olla podrida, para colmo de males se cree comandante de estación y maneja la clinica como si fuera un comando de policía y viene a tratar a dar órdenes a quienes ya una vez servimos a la patria y no nos queda otra que exigir porque no nos brinda lo que en derecho nos merecemos, todo el que sale retirado es una osadía para que le realicen sus exámenes de retiro porque nunca tienen contratos, pero eso solo sucede en los casos de nivel ejecutivo para abajo, con el agravio de guardar silencio porque sin habla entonces lo pueden amenazar, estamos jodidos.

  9. Bleydis Márquez dice:

    Buenas noches yo soy benficiaria de sanidad departamento de sucre y soy testigo del mal trato y la ineficiencia de esta EPS yo en estos momentos me encuentro aislada desde el 1 de julio con mis hijos y tengo mi hija mayor ya esta recuperándose también de covid y cuando yo reporte a la línea covid de sanidad la doctora me salió diciendo que para poder realizarme las pruebas necesitaban el resultado positivo de la persona con la que habíamos tenido contacto cuando yo le dije a esa doctora que había tenido contacto muy estrecho y teníamos más de tres sintomas y según ella no eran suficientes y me exigía la prueba o según ella que llamara a la secretaria de salud para me dieron un certificado de que yo había tenido contacto estrecho con esa persona sinceramente esto me ha parecido lo más incoherente las respuestas de esta señora yo me tuve que realizar la prueba particular donde me salió positiva a la única que le realizaron la prueba rápido fue a mi hija le salió positiva el día 7 al día siguiente le realizaron el hisopado y todavía estoy esperando el resultado y hasta la fecha he llamado y no me dan respuesta y tampoco nos llaman para ver como seguimos y gracias a Dios ya estamos bien pero no por ellos si no por mi misma son inresponsables y aparte esperando los contratos de hace mucho tiempo con tratamiento retrasado y nunca realizaron el servo epidemiológico ni nada por el estilo y d la fecha ya van 18 días desde la fecha en le tomaron la prueba a mi hija y nada del resultado y lo peor es que llamo y se tiran la pelotita de un lado del otro y al final nadie responde y si fuera solamente en sucre y en el Atlántico eso también está ocurriendo en Córdoba allá tengo a mi cuñado que también tuve el covid y hasta dificultad respiratoria tuve se recuperó por su propia mano porque hicieron igual que acá en sucre si tiraron la pelotita y nunca le dieron una incapacidad ni le realizaron la prueba y teniendo contacto con todos sus compañeros así como se va a aplanar la curva si ni la EPS del régimen especial de la policía hace su trabajo bien hecho así muy difícil

  10. Jesús mejia p dice:

    La verdad, es que hay que lamentar el sufrimiento de los familiares por sus seres queridos, pero tengo buen credito y suficiente conocimiento de muchos policías activos que hay padecido de esta enfermedad de
    la pandemia, y se les ha otorgado su respectivo ahislamiento, y al momento de realizarles sus seguimiento de telemedicina, algunos de ellos no se encontraban en sus domicilios, interrumpiendo el tratamiento adecuado para su recuperación y violando la bioseguridad así mismo, al poder contagiar al gremio de vecinos.

  11. Rubén Alexis Fajardo Duran dice:

    Esto también ocurre en la Clinica Nuestra Señora del Rosario de Santa Marta. El servicio sigue de mal en peor. Ojalá puedan cambiar las cosas para bien.

  12. Milagros Covilla García dice:

    Mi mamá también fue pensionada de la policía Mariela Garcia del pilar de Covilla también vivimos la amarga experiencia de esa remisión que se realiza de la clínica de la policía.fue dejada en la urgencia de la clínica de la Costa 24 horas cuando nos dijeron a sus hijos que sería remitida avla clinica de la costa e ingresada en UCI nos enteramos que no estaba en UCI porque mi mamá presto un teléfono y pudimos enterarnos de que la había dejado y estaba con hambre orinada y no le habian dado la pastilla de la presión cuando mi mamá era una paciente honcologica y llevaba su control con hematólogo hay mismo en la clínica a la qye había Sido remitida no tomaron en cuenta su historial clínico y la mataron con su protocolo médico que emplearon en su humanidad luego que resiben al paciente lo tratan igual no tienen en cuenta su condición de salud a mi mamá le colocaron medicamento que no podía ser empleado en su humanidad ojalá lean mi denuncia y si pueden contactarme para hacer justicia y no siga pasando mas esta situación se lo agradezco

  13. Francia cabrera dice:

    PARA LA CLÍNICA DE LA POLICÍA ATLÁNTICO
    SE ACABARON LAS DEMÁS PATOLOGÍAS, YA NO HAY ATENCIÓN PARA ELLOS. TODO EL QUE ENTRA TIENE COVID. Y SE LO INTERNA HAY LO DEJAN MORIR NEGÁNDOLE LOS TRATAMIENTO. NO HAY PROTOCOLO DE UN TRATO DIGNO DE ATENCION. APENA SE ENTRA POR ESA PUERTA YA SOMOS ENEMIGOS, CADÁVERES $$$$$. SE ACABÓ LA VERDADERA VOCACIÓN. EL AMOR A SU PROFESIÓN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *