Gianni Infantino
La FIFA organiza un partido benéfico para combatir el coronavirus
18 mayo, 2020
Foto Nadia Blel
‘Miles de trabajadores del sector turismo están a punto de quedar sin empleo’: senadora Nadia Blel Scaff
18 mayo, 2020

Una causa política, columna de opinión del abogado y escritor colombiano Rodrigo Zalabata Vega

Política y coronavirus.

El fenómeno creado para naturalizar las muertes que ocasione el COVID–19, un invasor a nuestro Estado de cosas, es que se ha acudido a la vieja estrategia. (Foto cortesía: Pixabay)

Una causa política

 

OPINIÓN

Lunes, 18 de mayo del 2020.

 

Rodrigo Zalabata Vega.

El fenómeno creado para naturalizar las muertes que ocasione el COVID–19, un invasor a nuestro Estado de cosas, es que se ha acudido a la vieja estrategia “si no puedes derrotar al enemigo únete a él”; por eso se ha hecho una causa política en su contra, y se concita una gesta común en la que no existan diferencias, ya que en medio de un clima apocalíptico se sataniza la crítica.

Se presenta con el imperativo de la salubridad pública, en la que todos estamos de acuerdo y nadie podría no estarlo, pero esconde lo sucedido en este gobierno, que pudre las raíces de su elección y sacude su estabilidad y gobernabilidad, como las acciones contrariadas de su mandato, que le dan en un cuarto de su tiempo la mayor impopularidad en 200 años de vida republicana en los que ni comprando los votos se ha podido construir una república.

El aislamiento necesario, ordenado, traduce un silencio activo en el que nos volvemos cómplices pasivos, porque ¿quién no quisiera volver a la situación en que estábamos?, así el Estado más deseado es volver a la Colombia miserable en que vivíamos, si nada de fondo se ha tocado, ni siquiera sobre la coyuntura, solo una política asistencialista, con raciones de guerra, cuya mejor parte se llevan los que reparten que quienes las comparten, los que tienen que decidir entre morir de hambre o salir a desafiar en la calle al asesino invisible.

Sobre esa base actúa el gobierno, para resolver el problema en una ecuación económica en la que los muertos que se pierdan en batalla serán el costo necesario para el beneficio final de ganar una guerra numérica, y computar como pérdida las menos utilidades del establecimiento que no cerró sus puertas a la entrada del virus. Al superar la pandemia entre todos y restablecer el sistema, el Estado político de la nación volverá a ser de los dueños del establecimiento.

Nuestros gobiernos son el ejemplo exacto de la doble moral al servicio del poder. Un Estado para el que antes que seres humanos somos sujetos fiscales y activos económicos, si quien no haga parte del sistema muere sin protección con toda naturalidad por causa invisible y cuantificable.

En esta guerra silente se privilegia el interés del gran capital representado en la banca, la cual ha pasado de la retaguardia a la vanguardia, en alto la gente no baja las armas del pelotón de fusilamiento en frente de sus deudores en fila. Solo por salvaguardar y restablecer el statu quo se sobrelleva a los trabajadores y consumidores integrados como algoritmos al sistema, y porque tengan que pagar. La Semana Santa la consagraron a orar por los pobres cristianos para que sean salvos, tributen al gobierno que se lavará las manos y así volverlos a crucificar.

Lo corrobora la contradicción descarada de que cuando la banca tuvo su gran crisis financiera en 1998 el Estado la atendiera como un problema de vida o muerte, y nos diera en dosis diarias el tratamiento impuesto del 4 x 1000; en cambio hoy, cuando estamos avocamos a una crisis real de vida o muerte, nos la resuelvan como si se tratara una enfermedad financiera.

Una política recíproca consistiría hoy en invertir la relación de ese impuesto, por cada mil pesos que ganó la banca en cada uno de los millones de transacciones que hicimos a diario a través de ella, que les deparó ganancias en más de 11 billones en el último año, mientras se superara la crisis humanitaria manutendrían a cuatro pobres, que no tengan el cuello de perros obedientes para dejarse coger por su cadena crediticia.

Columnista invitado por el HOME NOTICIAS

 Rodrigo Zalabata Vega

E–mail: rodrigozalabata@gmail.com

Sigue nuestras publicaciones en el Twitter @elhomenoticias

nuestro canal de Youtube EL HOME NOTICIAS

Leo Medina Jiménez
Leo Medina Jiménez
Editor general /El Home Noticias. Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *